Información Gral
Martes 05 de Septiembre de 2017

Madres de un colegio festejaron que se aparte a un niño con Asperger

Primero presionaron a la dirección de la escuela para que el chico no permanezca en el curso de sus hijos. Y luego, celebraron la medida.

La madre de un niño con Asperger que fue desplazado de su clase en un colegio bonaerense después de la presión de los otros padres, que mostraron su alegría en un chat por la decisión de apartarlo, contó desolada que tanto el niño como el colegio hicieron muchos esfuerzos para que pudiera seguir con sus amigos, pero la presión de los padres fue más fuerte.

Paola Giaco, la mamá del chico que cursa cuarto grado, dijo que "ver lo que escribieron las madres me generó angustia y vergüenza ajena. Pedí una reunión con la directora de la escuela para que me ponga por escrito por qué cambiaron a mi hijo de sección. Verbalmente me dijo que lo hacía para "aliviar al curso".

Whatsapp

"Al fin una buenísima noticia. Era hora de que se hicieran valer los derechos del niño para 35 y no para uno solo", opinó una de las mamás por Whatsapp y acompañó su texto con emoticones de aplausos, fiesta y brindis. "Ojalá sea una buena noticia para ese nene y una buena noticia para todos los que peleamos para que nuestros hijos tengan una primaria como se merecen", aseguró otra. "Qué bueno para los chicos, que puedan trabajar y estar tranquilos", se sumó una tercera. "Un alivio para los nuestros", dijo una cuarta mujer al respecto.

Paola Giaco ayer dijo: "En el grupo de Whatsapp no estoy desde segundo grado. En esa época, ya habían dicho una barbaridad de mi hijo y por eso salí. Una madre que forma parte y vio lo que escribían sobre él me pasó las capturas. Me indigné muchísimo", confesó.

El lunes de la semana pasada la citaron en el colegio, llamado San Antonio de Padua y que está en Merlo, municipio de clase media trabajadora de los alrededores de Buenos Aires. "En ese contexto, me anunciaron el cambio a 4 B. Yo firmé y cuando llegué a mi casa me di cuenta que quería tener los motivos por escrito, por eso volví a pedir una reunión con la directora. Mi hijo está angustiado. Le costó mucho tener un grupo de amigos y no quiere perder lo que consiguió. Lo charló con la psicóloga, pero no es un cambio fácil para él", agregó la mamá que resaltó que "durante el año lo suspendieron en varias ocasiones. Lo sancionan por sus crisis, cuando son características del Asperger".

El Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) intervino y fijó una visita a la escuela para "asesorar a la comunidad educativa". "Se brindó asesoramiento respecto a los mecanismos disponibles para realizar la denuncia", informó en un comunicado.

En tanto, la Dirección de Cultura y Educación bonaerense envió inspectoras a la escuela religiosa para analizar si el cambio de grado fue en "pos de una mejora del aprendizaje y de la convivencia".

"Estamos analizando las causales del cambio y lo que originó el conflicto ya que no siempre tenemos conocimiento de todas estas situaciones que se generan institucionalmente", indicó la directora provincial de Educación de Gestión Privada bonaerense, Nora Pinedo.

"A mi hijo le gusta tener amigos, él lo intenta, más allá de a veces no entienda los juegos de sus amigos. Por ejemplo le gustan los Pokemon porque todos hablan de eso, él siente que está perdiendo ese vínculo, que se lo están sacando", explicó Paola Giaco, la mamá.

Giaco defendió a la escuela, que acordó que el menor repartirá su jornada entre varias clases para no perder contacto de forma total con sus amigos. "Yo me saco el sombrero con como ha manejado el colegio, estaban desbordados por la presión de los padres", contó.

En todo momento culpó a los otros progenitores, que según ella han hecho la vida imposible a los responsables de la escuela hasta que les forzaron a ceder. Incluso hicieron, según su versión, una huelga para exigir que cambiaran al niño de clase. Esto es, no mandaron a sus hijos al colegio como señal de protesta. "Fue en julio. De los 35 niños fueron solo 11 a clase ese día. Yo lo mandé como todos los días. Él me dijo que habían ido muy poquitos niños, y yo pensé que era por la lluvia. Fui una ingenua. Otra madre me contó después qué había pasado. Así pedían los papás que sacaran a mi hijo".

Paola explicó que ya desde la guardería se detectaron comportamientos especiales de su hijo, y por eso acudió a especialistas que le diagnosticaron el Asperger. Pero insistió en que para el niño es muy importante no perder el contacto con sus amigos, por eso el colegio está buscado ahora una solución intermedia. "La mayoría de las escuelas en Argentina son inclusivas", defendió Giaco.

el chat. Captura de pantalla del diálogo del grupo de Whatsapp que integran las mamás.

Comentarios