Información Gral
Viernes 04 de Abril de 2014

Los novedosos consejos para ducharse solo o acompañado y de manera placentera

Un estudio asegura que es usual bañarse de manera incorrecta, lo que provoca problemas cutáneos. Además se recomienda de vez en cuando jugar con el agua y compartir la ducha.

La ducha diaria y, a veces dos veces por día, es parte de nuestra cultura. Un estudio asegura que se dedican alrededor de 11 minutos por día a esa actividad pero que en general se realizan de modo incorrecto. Algunas de las razones es el exceso del uso del jabón, demasiado tiempo bajo el chorro de agua, y no se lava bien el pelo. Además se recomienda de vez en cuando jugar en el agua y compartir el baño con otra persona.

Según la última encuesta del sitio español Demoscopia, se afirma que el problema es que muchas veces no se hace de manera correcta y que un mal uso de la ducha puede provocar multitud de problemas cutáneos.
 
Los consejos son los siguientes:
 
Más corto. La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo y el primer mecanismo que tenemos para defendernos de los agentes externos. “Si estamos continuamente rasurando, lavando o haciendo correr agua por ella estamos quitando nuestras defensas”, explica la doctora María Sainz, jefa del servicio de Medicina Preventiva del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Piensa que el ser humano es el único mamífero que realiza esta tarea para reprimir su olor corporal.
 
Menos jabón. Pasar por debajo del chorro de agua a diario no es tan pernicioso como lo es el uso continuado de gel, “especialmente si tenemos una piel sensible y vemos que nuestro cuerpo no lo tolera bien”, explica el doctor Ramón Grimalt, especialista en dermatología y miembro de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Este especialista insiste en la necesidad de recurrir el sentido común para limitar su uso, mientras que otros hablan de emplearlo dos o tres días a la semana. “A no ser que hagas deporte o tengas un exceso de sudoración”, señala la doctora Sainz que insiste en que no hay que tomarse esta recomendación como una norma para toda la población sino como una orientación. Porque no es lo mismo ser chico que chica. Tampoco es lo mismo hacer deporte a diario que llevar una vida no tan activa. Ni vivir en un clima cálido o en uno frío. 
 
Más agua fría. Si bien no deberíamos usar gel todos los días, especialmente en el caso de niños o ancianos, tampoco podemos ducharnos a altas temperaturas. “No te duches con agua demasiado caliente porque podrían desintegrarse algunas moléculas del manto ácido y esto propiciaría una excesiva resequedad”, afirma la Academia de Dermatología.
 
Poca esponja. En su lista de consejos, la AEDV propone “limitar el uso de esponjas con fibras demasiado ásperas” si queremos que el nivel alcalino del ‘manto’ se mantenga equilibrado entre los 5.5 y los 5.9 grados de acidez. Se recomienda emplear esponjas solo “una o dos veces a la semana” y secarlas con la luz del sol después de usarlas “para evitar la colonización con mohos” que pueden causar foliculitis, hongos u otras infecciones peores. En cuanto al uso de guantes y estropajos no debería hacerse más de un día a la semana porque resultan traumáticos para la piel. “Las cremas exfoliantes pueden utilizarse cuando no hay lesiones inflamatorias y no se está ingiriendo vitamina A (piel más sensible). Su aplicación debe ser muy espaciada, preferentemente una vez al mes”, asegura este especialista.
 
Lavarse bien el pelo. Del mismo modo que si queremos cuidar nuestra piel no deberíamos lavarnos con jabón todos los días, si queremos cuidar nuestro cuero cabelludo tampoco podemos lavarnos el pelo a diario. El cuidado del cabello también es importante y para ello la AEDV aconseja emplear “un champú con pH 5.5, usar lociones y hidratantes y cepillarse a diario con un cepillo de cerdas suaves”. Lo curioso es que muchos eligen bien el champú pero luego no saben cómo aplicarlo, especialmente las personas con pelo largo. "Debe realizarse en sentido vertical y no acumularlo en la parte alta de la cabeza. Esto puede crear un enredo permanente imposible de solucionar como no sea con el corte, es lo que se denomina cabello en nido de pájaro", explican en el documento de cosmética capilar de la AEDV.

De a dos. Los especialistas también aseguran que es bueno compartir el baño para olvidarse de los jabones, geles y esponjas y preocuparse por acariciar al otro, mojarlo, jugar con el agua, aún siendo adultos. Dedicarse a aceptar los cuerpos con más luz que en la habitación e incorporarlo como práctica cotidiana. 
 

Comentarios