Información Gral
Viernes 15 de Septiembre de 2017

Los kelpers alertan que Argentina ganará apoyos sobre Malvinas por el Brexit

El gobierno de las islas advirtió a Londres que varias naciones europeas, como España, podrían empezar a acompañar el reclamo de nuestro país

El gobierno británico de las Islas Malvinas le advirtió a Londres que el Brexit puede significar un "mayor apoyo" por parte de los países europeos al reclamo de soberanía que la Argentina realiza sobre el archipiélago.

"Podríamos perder apoyo del resto de Europa y ver a España y posiblemente otros miembros (de la Unión Europea) dar mayor apoyo a la Argentina en su equivocado e ilegal reclamo sobre las Falkland Islands (Islas Malvinas)", advirtió el miembro de la Asamblea local Roger Edwards.

La advertencia al gobierno de Theresa May, que avanza con las medidas para que Gran Bretaña deje la Unión Europea, se produjo en el marco de un planteo realizado por el conjunto de los "territorios de ultramar" del Reino Unido al gobierno central de Londres.

Según publicó el diario Financial Times, esas administraciones le advirtieron a la actual administración conservadora que el llamado Brexit podría causar una "catastrófica" pérdida de financiamiento y de servicios para los territorios de ultramar.

Y que incluso podría quedar amenazado su reconocimiento por parte de otros países.

La advertencia se registró en una carta que envió el Comité para la Unión Europea de la Cámara de los Lores, realizada por los representantes de los territorios de ultramar y dirigida al secretario de Brexit, David Davis.

El planteo apuntó, según se indicó, a que esos territorios sean "propiamente tenido en cuenta" durante las actuales negociaciones para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

El gobierno de las Islas Malvinas planteó preocupaciones particulares sobre su relación con Argentina. Señaló que los miembros de la UE, mientras Inglaterra forme parte, están obligados a reconocer y aceptar que los territorios de ultramar son legalmente parte del Reino Unido, pero ahora, según expresó Edwards, "podríamos perder el apoyo del resto de Europa y bien ver a España y posiblemente otros miembros dar mayor apoyo a Argentina por su reclamación equivocada e ilegal a las Islas Falkland".

Roger Edwards, nacido en Brinkworth (norte de Inglaterra) y casado con una nativa de las islas, llegó por primera vez a Malvinas en 1973 en el rompehielos HMS Endurance. En 1982 se incorporó como oficial a un escuadrón de la Marina Real que incursionó en la Isla Borbón y participó de las batallas en Goose Green, Monte Kent y Beagle Ridge. Fue elegido por primera vez como miembro de la Asamblea Legislativa de las Malvinas (entonces Consejo Legislativo) en 2001, y lo reeligieron en 2009 y 2013.

Varios frentes

La primera complejidad que se le presenta a los kelpers es económica pues con la salida de la UE les serán anulados los tratados que les permitían a los isleños exportar a Europa sin ningún tipo de barreras arancelarias.

Cerca del 70 por ciento del PBI kelper depende del acceso a la UE. "Un cambio que restrinja el acceso de nuestros productos al mercado común europeo podría ser catastrófico", había advertido Sukey Cameron, la delegada de Malvinas en Londres.

Las exportaciones isleñas hacia la UE están valuadas en cerca de 230 millones de euros anuales y representan el 95 por ciento de los ingresos pesqueros, la principal exportación kelper. A la vez que Europa aporta un millón de euros anuales en subsidios para diversificar la primaria economía de Malvinas, que hasta el momento no logrado éxitos en intensificar el turismo ni en mejorar las regalías petroleras.

El segundo dilema que se le presenta a los kelpers es político. Desde que Gran Bretaña se integró a la UE en 1973, el respaldo de Bruselas a la posición británica en Malvinas fue determinante. Europa ayudó a Londres a bloquear los reclamos de Argentina y el auspicio se plasmó en el Tratado de Lisboa de 2007 —suerte de Constitución de la UE—, lo que significó un renovado sustento británico en la disputa por la soberanía de las islas.

Brexit: junio de 2016

El resultado del escrutinio no hizo más que prolongar el desconcierto desde entonces en el sur del Atlántico, pese a que la primera reacción del gobierno británico de las islas pretendió transmitir calma.

A los pocos días de la votación, Gavin Short, un político muy representativo de Malvinas, le envió una carta al diario británico The Sun en el que expresó: "Esto es un desastre". Recordó que nueve de cada 10 kelpers son ciudadanos británicos los cuales ahora podrían perder sus privilegios dentro de Europa. También remarcó un temor que ya es evidente en el Atlántico Sur: "Argentina será ahora mucho más agresiva en su disputa por la soberanía".

Short no fue el único dirigente que alarmó sobre la situación. "Las Falklands (sic) serán más inseguras tras el Brexit", opinó en una columna del diario The Telegraph el militar Julián Thompson, ex comandante de la Brigada de los Royal Marine en la guerra. "Tenemos que estar alerta. Quizá en poco tiempo, la Unión Europea decida que sus intereses son ahora acceder a la demanda argentina por las islas", disparó el veterano de guerra.

Comentarios