Información Gral
Miércoles 28 de Junio de 2017

Los gigantes digitales estadounidenses, en la mira de la comisión de Bruselas

Amazon está en el centro de otra investigación del ejecutivo comunitario, la relativa a los acuerdos cerrados entre la administración fiscal de un país del bloque y una multinacional.

Además de Google, condenado ayer a una multa récord de 2.424 millones de euros por abuso de posición dominante, varios gigantes estadounidenses del sector digital como Microsoft, Amazon, Apple o Intel estuvieron previamente en el punto de mira de Bruselas.

Apple: el 30 de agosto de 2016, la Comisión Europea estimó que Apple se había beneficiado de "ventajas fiscales" indebidas en Irlanda y ordenó al gigante estadounidense devolver al gobierno irlandés más de 13 mil millones de euros. Dublín, "en profundo desacuerdo con esta decisión", y la empresa informática apelaron inmediatamente.

Las suma reclamada -que no es una multa- supera de lejos los montos devueltos en el pasado por otras empresas señaladas por Bruselas por beneficiarse de ayudas de estado ilegales.

Bruselas investigó también a partir de finales de 2011 sospechas de entente sobre precios al por menor de libros electrónicos entre el inventor del iPad y cinco editores internacionales.

Las empresas afectadas propusieron soluciones que respondieron a las preocupaciones del guardián europeo de la competencia.

Amazon: Amazon está en el centro de otra investigación del ejecutivo comunitario, la relativa a los acuerdos cerrados entre la administración fiscal de un país del bloque y una multinacional.

Bruselas sospecha que el gigante de la distribución en internet se benefició en Luxemburgo de un régimen fiscal con ventajas indebidas. En otro caso sobre algunas de las prácticas comerciales de Amazon en materia de distribución de libros electrónicos, la Comisión aceptó finalmente los compromisos propuestos por el gigante estadounidense y lo cerró el 4 de mayo.

El ejecutivo había abierto en junio de 2015 una investigación contra Amazon, ya que temía que algunas de las cláusulas firmadas con los editores pudieran dificultar la competencia y constituyeran un abuso de posición dominante por parte del primer distribuidor de libros electrónicos en Europa.

Microsoft: en marzo de 2013, la Comisión Europea impuso a la empresa estadounidense de software una multa de 561 millones de euros por no haber respetado sus compromisos en materia de la elección de navegador para su sistema operativo Windows 7.

Bruselas, que reprochaba a Microsoft falsear la competencia al incorporar sistemáticamente su propio programa Internet Explorer, había convertido en jurídicamente vinculantes los compromisos propuestos en 2009 por la empresa estadounidense. La UE ha impuesto a esta empresa unos 2.000 millones de euros en sanciones en menos de una década. En 2014, fue condenada a pagar 497 millones de euros y, cuatro años después, un total de 899 millones -que finalmente fueron 860 millones- por no respetar las reglas de la competencia.

Intel: en mayo de 2009, tras nueve años de investigación, al gigante estadounidense de microprocesadores Intel se le impuso una multa de 1.060 millones de euros por impedir la competencia, que hasta el momento era la mayor multa impuesta por Bruselas a una empresa por abuso de posición dominante.

El peso pesado del sector estaba acusado de abusar de su posición dominante entre 2002 y 2007 por poner en marcha una estrategia destinada a excluir del mercado a su único serio competidor, AMD.

Comentarios