"Una de sal y una de arena"
Jueves 09 de Febrero de 2017

"Lontanáncica"

Crónicas temporada 2016/17 Mar del Plata.

Jueves 9 de febrero. Junto al mar. Esa forma de denominar a la distancia, a la lejanía, al "lontano" de los idiomas romances con una de las palabras que inventó. Tiene frases. Tiene gestos. El "gestito de idea" es tan eterno como el "ea, ea, apepé". Las "annedda" antes que las anécdotas y los "lactántricos" por los lactantes son parte de Argentina. No fue nunca Disney. ¿Se entiende? No hay modo de quitarlo de la historia popular argentina. Tiene una vida que contiene, en parte, la de muchos. Carlitos está en la "lontanáncica" del alma popular.

   Por esa cuestión de las casualidades todos los veranos nos encontramos. El balneario del "mono" Goransky, en Playa Grande, balneario La Reina, tiene su vestuario con nombre y apellido: Vestuario Carlitos Balá. En el pasillo 1 está la carpa donde deja su saquito, su campera. Carlitos llega y no llega, desde allí sale y pasea, todos los días de enero con sol y destino.

   El destino de Balá es la foto, el abrazo, el te queremos. He visto tres generaciones reunidas pararse y pedir una foto con Carlitos Balá. No lo he visto enojado, esquivando, disparándose del cariño. He conocido a tantos que quieren la fama para mostrarse deshonestos, desagradecidos, infatuados como si la vida les debiese a ellos. Balá es lo contrario. En la calle, en la playa, donde sea camina con el afecto en la mirada que le devuelven.

   Mas de mil personas incursas en el conocimiento de teatros, bambalinas, humedades, escenarios, luces y tramoyistas se pusieron de pié cuando entró al escenario.

   "El gran Carlitos Balá recibió un homenaje especial en el marco de los Premios Estrella de Mar 2017. El legendario actor, de 91 años, recibió una de las menciones de honor y fue ovacionado pasada la medianoche del lunes en el Teatro Auditórium de Mar del Plata". Eso consignaba la crónica.

   Estos premios (Mirtha Legrand recibió otro) son dispuestos por las autoridades y a nosotros, los jurados, nos lo comunican. Todos contentos con la distinción que decidieron.

   "Nací para hacer reír. Le rezo a Dios para disfrutar un poco más de la risa de ustedes", dijo, con la Estrella de Mar especial en la mano y emocionado como la platea que lo aplaudía.

   "Señoras, señores, el cuerpo me da temblores", dijo Carlitos en el escenario. "Noventa y un años cumplidos y todavía puedo subir a un escenario. Sesenta y dos años de trabajo", se asombró él mismo. "Nací para hacer reír y me encanta lo que hago. La emoción mía es hacer reír", manifestó.

   Antes de irse del escenario, entonó uno de los clásicos de sus shows. Simplemente pregunto: "¿Qué gustó tiene la sal?" Más de mil personas contaminadas de teatro, escenario y chafalonía se volvieron niños, se volvieron buenos, se volvieron eso que no sabían que aún tenían escondido. "Salada".

   Carlitos fue por más. Sin miedo (¿el que?) con esa voz de 91 años, paradito al costado del escenario comenzó: "Aquí llegó Balá?" y más de mil voces terminaron la frase: "Balá, Balá"

   Estábamos emocionados detrás del escenario, veíamos a tantos famosos, tantas mujeres que fueron parte de la historia del teatro de pie cantando con Carlitos, tantos muchachones que no tenían vergüenza y coreaban: "el show va a comenzar? Balá? Balá" que de a poco entendimos. Esto que veíamos, en la noche del lunes 6 de febrero ya no eran los Estrellas de Mar ni nosotros éramos los de peinados empingorotados ("Chinas empingorotadas ligaban un ginebrón, porque estaban invitadas, con tarjeta de cartón" dice el poema de Raúl Gonzáles Tuñón) nosotros estábamos invitados con tarjeta de cartón. Fin de la fiesta. Nada. Éramos aquello que fuimos y que no sabíamos que aún poseíamos, teníamos. Emoción.

   El lunes 6 de febrero de 2017 recuperamos la capacidad de emocionarnos. Nos desnudamos? "Aquí llegó Balá, Balá, Balá, el show va a comenzar...(ya llegó, ya llegó) les traigo lo mejor (Balá, Balá) de mi repertorio... Hoy vamos a jugar...comienza la función....(ya llegó, ya llegó) el show va a comenzar"? Recomendación: si no recuerda ése simple texto debe revisarse el alma. Ya. Ya mismo. Excepción: que su infancia haya transcurrido en otro país. Si fue así le digo: es una lástima, nunca sabrá que gusto tiene la sal.

Comentarios