Información Gral
Lunes 19 de Junio de 2017

Llevaron al torero al hospital recién cuando terminó la corrida

El torero español Iván Fandiño, quien murió el sábado luego de recibir una cornada, exclamó a uno de sus compañeros de cartel, el diestro francés Thomas Dufau, cuando era llevado a la enfermería, donde permaneció una hora: "Que se den prisa en llevarme al hospital que me estoy muriendo".

El torero español Iván Fandiño, quien murió el sábado luego de recibir una cornada, exclamó a uno de sus compañeros de cartel, el diestro francés Thomas Dufau, cuando era llevado a la enfermería, donde permaneció una hora: "Que se den prisa en llevarme al hospital que me estoy muriendo".

A pesar de este ruego, el herido estuvo más de una hora en la plaza, y no fue trasladado a un centro sanitario de la ciudad francesa de Mont de Marsan hasta que finalizó la corrida.

Iván Fandiño falleció como consecuencia de una gravísima cornada inferida por un toro de la ganadería de Baltasar Ibán en la ciudad francesa de Aire Sur L'Adour. Pese a que logró levantarse, el toro le siguió, volvió a derribarlo y fue en ese momento cuando le metió el cuerno por el costado derecho.

La cornada, de 15 centímetros, afectó a órganos vitales, entre ellos el pulmón, según indicaron fuentes oficiales.

Durante el largo tiempo que permaneció en la enfermería, los médicos que lo supervisaron en un primer momento decidieron sedarlo por completo, por "auténticos alaridos de dolor".

Después del festejo fue trasladado en ambulancia para recorrer los 33 kilómetros que separan las ciudades francesas de Aire Sur L'Adour y Mont de Marsan, pero Fandiño entró en el hospital "clínicamente muerto", según declaraciones a un diario local del cirujano que lo asistió en el hospital Layné.

El alcalde de Aire-sur-l'Adour, Xavier Lagrave, dijo que el matador fue asistido de forma inmediata en la enfermería de la plaza por el médico Jean-Claude Darracq, quien certificó que sufría una cornada de 15 centímetros que afectaba a un riñón y al pulmón.

Con la muerte de Iván Fandiño, son dos los toreros fallecidos a consecuencia de una cornada en lo que va de siglo después de la de Víctor Barrio, que hace un año perdió también la vida en la plaza de toros de Teruel.

Los Reyes de España expresaron sus condolencias por la muerte.

Comentarios