Información Gral
Martes 11 de Abril de 2017

Las rutas 188 y 226 serán abiertas para drenar las aguas

El gobierno de la provincia de Buenos Aires se comprometió ayer a realizar cortes en las rutas nacionales 188 y 226, alcantarillado y obras complementarias para favorecer, en las próximas horas, el escurrimiento del agua.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires se comprometió ayer a realizar cortes en las rutas nacionales 188 y 226, alcantarillado y obras complementarias para favorecer, en las próximas horas, el escurrimiento del agua que inunda el 60 por ciento de la superficie del partido de General Villegas y amenaza a diez poblaciones de ese distrito del noroeste bonaerense.

El intendente de General Villegas, Eduardo Campana, precisó que en el encuentro se planteó que Villegas "deje de ser reservorio" en relación al agua que recibe por los excedentes hídricos del río Quinto que ingresan a la provincia desde Córdoba y La Pampa.

Para ello, se acordó que se realizarán cortes y trabajos de alcantarillado sobre las rutas 188 y 226, y la limpieza del canal Los Laureles para posibilitar el drenaje del agua y proteger los cascos urbanos de la cabecera y unas diez pequeñas localidades del distrito.

Tras la reunión se informó que esas obras "comenzarán en las próximas horas" y que mañana habrá un encuentro con autoridades nacionales y de la provincia de Córdoba para evaluar el tema.

La situación general en Villegas empeoró este fin de semana por la caída en promedio de 100 milímetros de lluvia que inutilizaron los caminos rurales y obligaron al corte de la ruta nacional 188 entre la localidades de Banderaló (Buenos Aires) y Bernardo Larroudé (provincia de La Pampa) para evitar que una gran masa hídrica ponga en peligro a los habitantes de esta última población

El distrito está inundado desde hace 15 meses y ya tiene unas 450 mil hectáreas afectadas por el agua, de un total de 700 mil que tiene el distrito.

Corrientes

sufrió un diluvio

Varias localidades del centro-norte de la provincia de Corrientes padecen inundaciones como consecuencia de las intensas lluvias que se registraron durante el fin de semana y que superaron los 150 milímetros en la mayoría de los casos y alcanzaron los 350 milímetros en las zonas más afectadas. Así lo confirmó el jefe de Operaciones de Defensa Civil de la provincia, Orlando Bertoni, quien dijo que no hay evacuados.

Comentarios