Información Gral
Domingo 01 de Octubre de 2017

"La verdad que no lo vi", dijo la novia del rugbier al atropellarlo y matarlo

La joven Julieta Silva, de 29 años, habló por primera vez desde la cárcel y contó detalles de esa madrugada.

"La verdad es que no lo vi", aseguró Julieta Silva, la mujer de 29 años que atropelló y mató a su novio, el rugbier Genaro Fortunato (25), a la salida de un bar en la ciudad mendocina de San Rafael. Habló por primera vez desde la cárcel y contó detalles de esa madrugada.

"Si me hubiera dado cuenta que él se cayó no me voy directamente", insistió en entrevista a Televisión Andina (TVA). Silva está imputada por "homicidio doblemente agravado por el vínculo de pareja y por alevosía", lo que la expone a una posible prisión perpetua. El 9 de septiembre, embistió con su Fiat Idea a Fortunato a la salida del local La Mona. Y lo hizo dos veces, luego de girar en 180 grados y volver sobre el joven, ya derribado. En la segunda embestida le hundió el cráneo y le provocó la muerte.

Su defensa intenta probar que la acusada padece un "fuerte astigmatismo" y que por ese motivo "no vio" al rugbier, que ya estaba tirado en la calle, antes de pasarle por arriba con el coche. Negó que haya peleado con Fortunato la noche del hecho. "Hubo una discusión dentro del boliche. No fue una discusión entre nosotros. Fue con un tercero. Y eso se ha podido comprobar", se defendió la imputada. "No tenía motivos ni nada. No existió una discusión entre nosotros y por más que hubiese sido así, decidimos irnos todos, el grupo de amigos que estábamos ahí, que éramos cinco. Y bueno, nosotros andábamos en un auto aparte y decidimos irnos", agregó. Además, declaró que todavía está "enamorada de Genaro".

Hay testigos que contradicen su versión. Según ellos, a la salida del local se habría producido una discusión de la pareja. La mujer subió a su auto, un Fiat Idea, mientras Fortunato intentaba impedir que se fuera. Sin embargo ella aceleró y lo embistió. Siguió algunos metros, dio la vuelta en U y cuando regresó al lugar donde se reponía el joven, lo atropelló. El principal testigo del hecho es un cuidacoches quien relató que Silva "venía ligerísimo. El pibe estaba en la calle, no le dio ni tiempo de pararse porque ella lo pasó por arriba directamente, como si nada". Silva aseguró que fue ella quien llamó a la ambulancia luego de que el "trapito" le dijera que había atropellado al rugbier. Sostuvo que frenó cuando el cuidacoches le hizo señas porque pensó "que era para que le pagara".Ante la Justicia sostuvo que cuando lo pasó por arriba pensó que se trataba de un pozo.La joven comentó por qué no fue a ver el cadáver de su novio cuando se dio cuenta de que estaba muerto: "El 'trapito' me dijo que le había pisado la cabeza y no me quise acercar por eso".

Comentarios