Información Gral
Miércoles 12 de Julio de 2017

La tasa de suicidios de adolescentes casi se triplicó en 20 años en el país

Alerta de Unicef sobre los jóvenes argentinos. De un índice de 2,5 cada 100 mil habitantes en 1992 se escaló a 6,9 en 2015, cuando hubo 438 casos

La tasa de suicidios entre los adolescentes argentinos creció más del doble en las últimas dos décadas, según un informe realizado por Unicef que alertó de la situación de vulnerabilidad que vive ese sector de la población.

"La tasa de mortalidad de adolescentes por suicidios pasó de 2,5 durante el trienio 1990-1992 a 6,9 durante el trienio 2013/2015 cada 100.000 habitantes", resaltó el documento "Para cada adolescente, una oportunidad. Posicionamiento sobre adolescencia en el país", presentado ayer a la prensa.

Al respecto, Unicef Argentina mencionó que en 2015 "se registraron 438 casos" de suicidios y que el 75 por ciento fueron varones. Ese mismo año, unos 3.533 niños, niñas y adolescentes entre 10 y 19 años —diez por día— murieron por causas evitables: accidentes, suicidios o agresiones.

El incremento de las conductas de riesgo, los suicidios y la violencia "apuntan a problemas complejos que afectan a la salud y el bienestar de los adolescentes y que es preciso abordar desde una perspectiva intersectorial", indicó la organización internacional.

Según el estudio, las expresiones más graves de violencia ocurren en privado y en los propios hogares, lo que vuelve difícil su detección.

En ese sentido, resalta que uno de cada tres adolescentes entre los 12 y 14 años y uno de cada cuatro entre los 15 y 17 años sufre castigos físicos por parte de sus padres. A esta situación se agrega que una de cada 10 víctimas de trata para explotación sexual o laboral son menores de 18 años.

"Lo que vemos es que muchos indicadores se complican en la adolescencia", dijo Florence Bauer, representante de Unicef Argentina, en la presentación del documento.

Los adolescentes y jóvenes, sin embargo, también son las principales víctimas de la violencia institucional. Sólo en centros de detención de la provincia de Buenos Aires, la más extensa y poblada del país, se relevaron, entre 2011 y 2015, 207 casos de menores de 18 años que sufrieron torturas y malos tratos.

En Argentina, en tanto, la pobreza afecta a uno de cada tres personas, pero en los adolescentes alcanza a casi uno de cada dos de entre 13 y 17 años. La situación es más crítica si sus padres son jóvenes, no completaron su educación media, están desocupados o tienen un empleo informal, o si el adulto a cargo es una mujer.

El informe de Unicef mencionó también que gran parte de los adolescentes tienen a su cargo tareas domésticas y de cuidado. Entre las mujeres, un 42,1 por ciento dejó de trabajar o estudiar por esta razón, frente a un 12,9 por ciento de los varones, agregó.

Embarazos

Para Unicef "el embarazo en la adolescencia es motivo de preocupación creciente". El 15 por ciento de los nacimientos en Argentina son de madres adolescentes, una estadística que se mantiene estable desde el último cuarto de siglo.

"La situación es más complicada en los embarazos en menores de 15 años, porque estamos hablando de abuso", dijo Bauer. Además, uno de cada cinco nacimientos de madres adolescentes corresponde a madres que ya tuvieron su primer hijo o hija. Seis de cada diez embarazos adolescentes no son planificados.

La maternidad en la adolescencia es más frecuente entre sectores vulnerables y con menor nivel educativo. Casi la mitad de las adolescentes madres se encuentran fuera del sistema educativo al momento de embarazarse y una de cada cuatro no logra completar la escuela primaria.

Acerca de la situación educativa, Unicef sostuvo que 500.000 adolescentes en edad de cursar la escuela secundaria están fuera de ella y que menos de la mitad de los que ingresan logran completarla.

Comentarios