Información Gral
Domingo 25 de Junio de 2017

La Salada: un territorio de ventas millonarias, informalidad y aprietes

Cómo fue la evolución de la gigantesca feria de ropa que totaliza un volumen de negocios impresionante y abastece a 600 "saladitas"

movimiento. El lugar funciona mayormente de noche y se calcula que cada jornada suma operaciones por unos tres millones de dólares.

Las operaciones comerciales por tres millones de dólares diarios, el abastecimiento a unas 600 ferias de todo el país y haberse convertido en nicho para la venta de mercaderías falsificadas o provenientes de talleres clandestinos y piratería del asfalto transformaron a "La Salada" en un reducto ideal para que bandas extorsionen a puesteros y les cobren cánones de todo tipo para poder trabajar.

El volumen de dinero que se mueve en la feria es tan elevado que significa casi el 10 por ciento del presupuesto de la provincia de Buenos Aires y supera en diez veces el del municipio de Lomas de Zamora.

Es que se calcula que en 2015 "La Salada" tuvo ganancias por más de 47.000 millones de pesos, mientras que, según datos oficiales, el presupuesto provincial de este año es de 520.000 millones y el del partido del sur del Gran Buenos Aires, donde está asentado este negocio, es de 4.300 millones de pesos.

Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market y asesor de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), explicó que "el fenómeno de La Salada comenzó como un lugar de amparo ante la crisis del 2001"

"Después —añadió— se fue desenvolviendo en toda una cadena de valor agregado, desde la producción en talleres clandestinos, con trabajo esclavo, con falsificación de marcas, con comercialización ilegal, y la apertura de canales informales de venta en diferentes formatos".

De esta forma, se fueron armando puestos en la venta en la vía pública, como la manta propia; otro negocio fueron las "saladitas", y un tercero fue la extensión por fuera del predio de Ingeniero Budge.

"Son puestos ilegales con ocupación ilegal del espacio público, con una extensión de un predio que ya está precariamente habilitado, y los vendedores les pagan a punteros que manejan las ferias", explicó Di Pace a Télam.

Respecto del funcionamiento de la feria de Budge, el experto indicó que "La Salada es el centro madre de aprovisionamiento: los martes, jueves y viernes se acercan las combis y se llevan mercadería para abastecer a las 662 ‘saladitas' del interior".

"De acuerdo con la Comunidad Económica Europea, La Salada es la feria ilegal más grande del mundo, y la Oficina de Comercio de los Estados Unidos determinó que es uno de los predios donde hay mayor volumen de falsificación de marcas y piratería, incluso de piratas del asfalto, o sea que ahí va todo, todo lo que es ilegal", indicó.

Agregó que en 2010 "por los locales se llegó a pagar 25 mil dólares el metro cuadrado, pero no hay un registro oficial de eso, y creo que Jorge Castillo (el detenido administrador de la feria Punta Mogote) lo decía para sobrevalorar el puesto en el predio".

Por su parte, el abogado Roberto Porcel, especialista en marcas y asesor de empresas, aseguró que "La Salada no tendría sentido si no fuera por la venta de mercadería falsificada" y calculó que las operaciones, tres veces por semana, entre mayoristas y minoristas, superan los tres millones de dólares diarios que se mencionan.

El abogado señaló a Télam que la falsificación de marcas "no es solamente un delito por ello" sino que genera el desarrollo de "talleres clandestinos y grupos familiares dedicados a la fabricación de la mercadería, lo que lleva al trabajo esclavo o la explotación laboral".

Porcel detalló que La Salada "se inició como una forma de abaratar los precios de los productos al ser vendidos por sus propios fabricantes y, de hecho, actualmente hay gente que trabaja de esa manera, que vende muy buena mercadería de marca poco conocida".

"Sin embargo, con el tiempo se fue desvirtuando el sentido original de la feria y la falsificación de marcas comenzó a imponerse como el principal método de venta, ya que mucha gente podía adquirir un producto de primer nivel a la mitad de precio", destacó.

El abogado consideró que la cifra por ventas ilegales "podría ser superior si se suma a la falsificación de marcas las mercadería ingresadas por contrabando, o las que proveen los piratas del asfalto".

"Hace años que persigo la falsificación de marcas por el mundo y el permitirlo o no permitirlo es una cuestión política. Creo que por primera vez un gobierno ha tomado la decisión de ir contra este flagelo", remarcó.

Tras la apertura de la feria, cuando comenzó a crecer la cantidad de feriantes, se estableció allí la sociedad Urkupiña S.A., que luego se dividió en Cooperativa Ocean y Punta Mogote SA.

Punta Mogote, que es la más grande, era administrada por Castillo hasta que fue detenido en su casa de Luján el miércoles, mientras que Urkupiña y Ocean están en manos de Enrique Antequera, por ahora no vinculado a tres bandas acusadas de extorsionar a comerciantes de los puestos callejeros y cobrarles por seguridad y limpieza.

En una entrevista con el diario británico Financial Times en 2015, Castillo admitió que la feria recaudaba 20 millones de dólares por día.

La cifra que mencionó Castillo es similar a la recaudación de los centros comerciales del área metropolitana durante 2015 (43.300 millones de pesos), según el Indec.

En tanto, según la CAME, el 70 por ciento del comercio ilegal en Argentina se concentra en ferias menores que adquieren su mercadería de La Salada.

Muchos sostienen que un tercio de las ropa que se vende en La Salada es importada ilegalmente desde Bolivia. Otros señalan que 30 mil talleres informales de Buenos Aires, la mayoría de ellos conformados por bolivianos, proveen la ropa. La administración de la feria de por sí ya es compartida entre bolivianos y argentinos.

"Investigamos

a más bandas"

El fiscal de Lomas de Zamora que está a cargo de la causa por asociación ilícita dijo que "hay más bandas y organizaciones que actúan en la zona", por lo que el expediente no se agota en las tres bandas acusadas.

"Hicimos 21 indagatorias hasta el momento, esta causa no sólo investiga a La Salada sino que estamos ante una primera etapa. No son sólo estas tres bandas, hay más organizaciones que actúan en la zona y que imponen profundizar la investigación", dijo el fiscal Sebastián Scalera.

Comentarios