Información Gral
Jueves 06 de Julio de 2017

La protesta por los crímenes militares en el Mundial 78

Un grupo de empleados de mantenimiento logró pintar de negro las bases de los arcos de las canchas, contra el genocidio de la dictadura

Un grupo de empleados de mantenimiento del Estadio de River Plate, donde se jugaron los principales partidos del Mundial de Fútbol Argentina 78, organizaron una protesta contra los crímenes de la dictadura cívico militar que detentaba el poder que consistió en pintar de negro las bases de los palos de los arcos de todos los estadios mundialistas, incluido el Gigante de Arroyito, de Rosario Central, según revela un periodista inglés y publicó el diario La Nación en su web.

Historias vinculadas al Mundial que se organizó en la Argentina en 1978 durante la dictadura cívico militar siguen saliendo a la luz. David Forrest, periodista que trabaja para el diario inglés The Guardian, publicó ayer un detalle revelador de aquellos años: durante todo el Mundial, y sin que la Junta Militar lo supiera, existió un mensaje de protesta y el recuerdo para los desaparecidos.

Según cuenta Forrest, dos cosas lo sorprendieron: las redes de los arcos y la base negra de los palos. En un viaje a la Argentina con su mujer, mientras comía en una parrilla de la ciudad de Buenos Aires y hojeaba un libro de aquel Mundial, un mozo le preguntó qué leía. Le preguntó por la marca en los palos y le dijo que fuera al Monumental a preguntar.

Cuando llegó a la cancha de River habló con los encargados de mantenimiento y uno de ellos lo llevó a la utilería. En una de las tantas fotos de aquel Mundial reconoció una cara familiar: el mozo de la parrilla que lo había mandado al estadio de Núñez. Incluso le dio su nombre: Ezequiel Valentini. Días después regresó a la parrilla y se encontró con el mozo que lo recibió con una sonrisa. Allí comenzó a relatar algunas de las cosas que Valentini le contó.

"Discutimos poner un mensaje en el césped, o pintarlo en los carteles publicitarios, algo que las cámaras de TV pudieran ver, pero expresarse bajo alguna de esas formas contra la Junta Militar era cometer un suicidio", relató. Por eso a uno de sus compañeros se le ocurrió una idea: pintar la base de los palos de color negro. Cuando todos acordaron implementar esa idea, se reunieron con los miembros de la Junta Militar para contarles la propuesta. "Nos preguntaron para qué era y le dijimos que era tradición, ellos no tenían ni idea de fútbol", fue la reflexión de Valentini que Forrest cuenta en su nota.

Comentarios