Información Gral
Miércoles 03 de Mayo de 2017

La odisea de Jimena y Shaza por su homosexualidad

"No sin mi novia", les dijo la argentina Jimena Rico a los policías turcos que le ofrecieron salir sola de la cárcel. "Pasara lo que pasara no me volvía sola".

"Lo único que tuve claro (...) es que pasara lo que pasara, no me volvía sin ella". Son las palabras de la joven hispano-argentina Jimena Rico tras la odisea que sufrió junto a su novia, de origen egipcio, después de que ambas fueran supuestamente denunciadas en Dubái por su relación homosexual.

Ya desde España, donde reside la familia de Jimena, la pareja ofreció ayer una rueda de prensa en la que explicó detalles de su periplo, que arrancó cuando la familia de la joven egipcia, Shaza Ismail, les instó a viajar a Dubái (Emiratos Arabes) bajo el argumento de que su madre estaba enferma.

Según su versión, fue todo un engaño ya que, una vez en el país árabe, donde la homosexualidad puede conllevar prisión y hasta la pena de muerte, fueron denunciadas supuestamente por la familia de la joven egipcia.

Escaparon mientras el padre de Shaza dormía, pero cuando trataban de llegar a Londres fueron interceptadas por el hombre en Tiflis (Georgia), donde les quitó parte de su documentación. Fue entonces cuando las dos mujeres huyeron hacia Turquía, país en el que quedaron detenidas acusadas de terrorismo y donde sufrieron un trato "inesperado e inhumano", según relataron hoy.

Fueron "14 días en los que cada día era una cosa nueva, una emoción nueva, un miedo nuevo", narró ante los medios Jimena, quien no desveló todos los pormenores de la huida por la situación legal de su pareja, quien se encuentra en España con un permiso de estancia temporal.

"Incluso en la situación que estábamos viviendo, no nos encontrábamos tan mal a nivel emocional porque estábamos juntas", aseguró la joven, nacida en Argentina y nacionalizada española.

Su deseo es que esta historia pueda ayudar "a mucha gente que sufre represión homosexual en los países árabes".

Muchísimo más complejo

"Hay muchísimas cosas que se pueden cambiar, que se podrían hacer de otra manera, y por eso queremos contar nuestra historia y que la gente sepa realmente lo que está pasando y cómo se ven las cosas, que no fue sólo una discriminación de homosexualidad, sino muchísimo más complejo que eso", dijo en la rueda de prensa.

La familia de Jimena denunció la desaparición de su hija ante las autoridades españolas al perderle la pista cuando se encontraba en Turquía. Según dijo hoy la joven, de 28 años, el cónsul español estuvo dos días tratando de visitarla en el centro de detención de Estambul donde ella y Shaza estuvieron incomunicadas durante tres días.

"Yo lloraba en el suelo pidiendo que me dejaran ver a alguien de mi embajada. Y me dijeron que habían rechazado verme y me hicieron firmar un papel en turco diciendo que yo rechazaba ver a mi embajada", denunció.

"Pensaba que no salíamos de allí (...) Me llamaron y me dijeron que yo me iba, pero ella (Shaza) se quedaba. Y yo dije que sin ella no me iba, porque si la dejo allí, ella ya no sale", añadió.

El jueves, la pareja fue localizada en Estambul. Al día siguiente, ambas fueron deportadas a Barcelona, en el noreste de España, y desde allí se trasladaron a Torrox (Málaga), donde reside la familia de Jimena.

Aunque el arresto en Turquía se produjo supuestamente por una denuncia de terrorismo, Jimena dijo que existieron también motivos homófobos. "Por ser mujeres y lesbianas", dijo en declaraciones recogidas por el Diario El País.

El broche final -y feliz- de esta historia de amor será la boda que unirá a Jimena y a Shaza en matrimonio en las próximas semanas. "La idea era casarnos en Londres antes de que pasara todo esto (...), pero ahora nos gustaría hacerlo en España e invitar a todo el mundo que quiera venir", aseguraron.

Comentarios