Información Gral
Viernes 12 de Mayo de 2017

La mujer asesinada en Río Cuarto recibió 37 puñaladas: habría sido un conocido

La comerciante de la ciudad cordobesa de Río Cuarto fue hallada el martes en su tienda. Sospechan de un conocido.

La dueña de un local de ropa de la ciudad cordobesa de Río Cuarto, que fue hallada asesinada el martes último en su comercio, recibió 37 puñaladas, según se determinó mediante la autopsia, informaron ayer fuentes policiales.

Entre las lesiones detectadas en Claudia Muñoz, de 51 años, hay varias que indicarían que trató de defenderse de su agresor que, según sospechan los investigadores, es alguien a quien conocía.

El jefe de la Departamental Río Cuarto, Pedro Díaz, informó que el crimen de la mujer fue cometido entre las 16.36 y las 17.05, según se determinó mediante una testigo.

"A las 16.36, una amiga (de Muñoz) que tiene un gimnasio enfrente recibió un llamado telefónico de la mujer y la vio bajarse del auto. «Ya me cruzo a tomar mate», le dijo la amiga y cuando cruzó, cerca de las 17.05, encontró el cuerpo", relató el jefe policial al Canal C5N.

Díaz dijo que la pesquisa está "orientada" y si bien no dio datos para no entorpecerla admitió ante una pregunta que una de las líneas que se sigue apunta a un conocido de la víctima.

El jefe policial dijo que no se halló ningún arma en el local y que no hay cámaras de seguridad en el lugar ni en la zona, por lo que se aguardan algunos estudios complementarios a la autopsia para ver si hay rastros del asesino, entre ellos de restos encontrados debajo de las uñas de Muñoz.

"Tiene cortes en la mano como si se hubiera defendido, pero no tenemos el informe aún. Ella fue atacada por el costado izquierdo del cuerpo, fueron 37 heridas punzocortantes y una sola es la que le produce la muerte, que es la de zona inguinal que hace que se vaya en sangre", añadió Díaz.

El comisario dijo que la mujer estaba "totalmente vestida" lo que hace descartar en principio la pista del abuso sexual y precisó que el ataque fue cometido en un probador del comercio.

Muñoz fue hallada asesinada en el interior de su local Mi Sol, situado en San Martín al 2000, de Río Cuarto, a unos 220 kilómetros al sur de la capital cordobesa.

La causa está a cargo del fiscal Fernando Moine, quien trabajó en el lugar junto a la policía.

Femicidio en Mendoza

Por su parte, un testigo complicó aún más al acusado Juan José Galdeano, el principal sospechoso de matar a su mujer arrojándola a un precipicio después de descubrirla en un engaño sexual con un amigo en la localidad mendocina El Carrizal.

Miguel Aballay brindó testimonio este miércoles ante el tribunal de la Sexta Cámara del Crimen y contó lo sucedido el 20 de septiembre de 2015, cuando murió Johana Fernández, de 27 años. Su versión es valiosa, ya que él tenía una relación amorosa con Johana y esto habría desatado la furia de Galdeano.

Fuentes judiciales señalaron al Diario Uno que el relato de este testigo coincide con el de la familia de la víctima y por tanto no habrían contradicciones. Tampoco con la declaración de otro testigo amigo de los involucrados, que también declaró este miércoles.

La defensa apunta a que Johana murió accidentalmente tras una discusión y por eso pidió una inspección ocular y reconstrucción del lugar en donde se produjo la caída.

Sin embargo, la solicitud aún no fue aprobada por el tribunal y el juicio pasó a un cuarto intermedio.

Si la Cámara no da lugar, las partes ya podrían hacer sus alegatos y pronto se conocería la sentencia.

Galdeano, de 29 años, está imputado por femicidio y arriesga la pena máxima de prisión perpetua.

También sería condenado por otras dos causas: violencia contra su mujer y tenencia ilegal de arma de fuego.

La encontró n fraganti

Según se reconstruyó en el expediente, el sospechoso habría tirado a su esposa por un precipicio desde unos 50 metros de altura, luego de encontrarla teniendo relaciones sexuales con su amigo Miguel. Este último presenció la discusión entre la víctima y el acusado, y al ver los forcejeos y que la situación era cada vez más violenta, se subió a un auto y dio aviso de lo que pasaba en el destacamento policial ubicado en la zona de El Mirador.

Cuando los efectivos se trasladaron hasta el lugar, la mujer ya había caído al vacío.

Según los parientes de Johana, ella tenía un amorío con Aballay, pero se mostraba con su marido porque querían recuperar a sus hijos, ya que por la mala convivencia que tenían los niños habían quedado al cuidado de una tía.

La pareja duró alrededor de nueve años y tuvieron cuatro hijos, que actualmente tienen 11, nueve, siete y cinco años y vivían en el barrio Cuadro Estación, de Ugarteche, departamento Luján de Cuyo, de la provincia de Mendoza.

La mujer ya lo había denunciado por maltratos físicos y psicológicos, y cuando la policía lo fue a detener Galdeano se atrincheró con un arma en su casa.

Comentarios