España
Miércoles 22 de Febrero de 2017

La Fundación Arco premió al coleccionista Eduardo Costantini

El empresario argentino galardonado muestra por primera vez en Madrid parte de su acervo con obras de Xul Solar, Víctor Grippo y León Ferrari

Beneplácito. Costantini posa delante de "Baile en Tehuantepec".

"Estoy muy conmovido, feliz y agradecido por este recibimiento que nos da España en todas sus instituciones, y valoramos inmensamente lo que está haciendo este país por la Argentina", dijo emocionado ayer Eduardo Costantini, fundador y presidente del Malba, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid.

Costantini fue galardonado con el Premio "A" al Coleccionismo que otorga la Fundación Arco y como parte del reconocimiento la Real Academia de Bellas Artes junto al Ministerio de Cultura argentino presentan la exposición "Una mirada a la Colección Costantini", curada por la crítica de arte y académica Estrella de Diego, quien seleccionó trece piezas de los artistas argentinos Lucio Fontana, León Ferrari, Xul Solar, Víctor Grippo, Lidy Prati, Yente y las fotógrafas Grete Stern y Annemarie Heinrich.

La novedad más esperada es que por primera vez podrá verse en el contexto de la Colección Costantini la pintura de Diego Rivera "Baile en Tehuantepec" (1928), la obra más importante del maestro mexicano en una colección privada y uno de los lienzos más grandes que pintó el artista durante su vida.

68730757.jpeg.thumb.jpg
Beneplácito. Costantini posa delante de "Baile en Tehuantepec".
Beneplácito. Costantini posa delante de "Baile en Tehuantepec".


Se trata de la última gran adquisición de Costantini, que en mayo de 2016 marcó la cifra récord del arte latinoamericano por un valor de 15 millones 750 mil de dólares. Se exhibió por vez primera en el MoMA en 1930, y en 1950 fue presentado en la XXV Bienal de Venecia.

Desde 1995 "Baile en Tehuantepec" pertenecía a una colección privada de Nueva York y estaba fuera de exhibición. Entre 1962 y 1995 la obra perteneció a la colección IBM Galería de Ciencia y Arte. Fue rematada en Sotheby"s en mayo de 1995, junto con "Autorretrato con chango y loro" (1942) de la artista Frida Kahlo, comprada también por Eduardo Costantini en esa misma subasta, y hoy uno de los emblemas de la colección de Malba.

"Tras estar fuera de exhibición en América latina desde hace más de treinta años, la pieza se muestra ahora en Madrid y luego viajará al Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México, y en noviembre llegará a Malba", explicó Fernando Terán, director general de la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.

"Es un honor que esta academia reciba una colección argentina", dijo a Télam Sonia Becce, curadora de la muestra Argentina/Plataforma Arco.

Para Estrella de Diego, la curadora de la muestra, "la colección de Eduardo Costantini delinea el transcurso con ese entusiasmo infinito que permite a las obras contar la Historia y las historias; entusiasmo renovado para el cual cada nueva pieza adquirida es el tesoro más valioso, pues a través de ella es preciso volver a narrar el relato completo, aprender de las resignificaciones de unas piezas que han estado allí desde muy pronto. Es la cualidad más sobresaliente de la colección: la voluntad temprana y decisiva de su propietario por escoger obras especiales y descubrirlas en su valor antes que el resto de las miradas".

"Próximo a los maestros del Siglo de Oro español de la Academia, cerca de las pinturas de José de Ribera y Alonso Cano, el colorido cuadro de Diego Rivera habla del juego de ese barroco español que se engalana y se hace exceso al cruzar el Atlántico y acaba por rebosarse en los muralistas. «Baile en Tehuantepec» muestra una escena de baile sandunga, con seis bailarines en indumentaria de vivos colores y bordados tradicionales. Pintado en la etapa de realismo social del maestro mexicano, se aparta del interés anterior de Rivera por las vanguardias europeas para reivindicar a la cultura de México y su identidad nacional", agregó Terán.

Promoción

Por su parte, Iván Petrella, Secretario de Integración y Cooperación Internacional del Ministerio de Cultura de la Nación, dijo a Télam que "hacía décadas que la Argentina no promocionaba su arte de manera tan ambiciosa en el exterior, y estas cosas tienen un gran impacto que redundan luego en cuestiones de turismo, en cuestión de imagen, de marca país".

"Es una oportunidad para aprovechar la mística que tiene la Argentina, dado que nuestro país es una superpotencia cultural, y lo que buscamos esta semana en Madrid es traer y mostrar lo más nuevo, nuestro arte contemporáneo. Estuvimos muchos años cerrados al mundo económicamente y culturalmente, y esta una gran oportunidad para mostarnos como somos: abiertos y grandes", concluyó.

Comentarios