Información Gral
Jueves 13 de Julio de 2017

Irá lento sin rumbo y se disgregará más al norte

La formación de grietas en las barreras es usual. Lo singular en este caso fue que el corte se alejara tanto del frente que da al mar.

Al principio, el coloso liberado irá a la deriva muy lentamente; en especial, durante el invierno austral, un período en el que el mar puede congelarse. Luego, puede ir desplazándose hacia el norte, quebrándose y fragmentándose a su paso. Sin embargo, los investigadores no esperan que el nuevo témpano, que probablemente se llamará A68, constituya un peligro para la navegación.

"En general, los barcos que van a la Antártida están equipados con radares y otros dispositivos que les permiten identificar hielo flotando en el mar", afirmó el glaciólogo del Instituto Antártico Argentino, Hernán Sala.

"Estas masas de hielo se van rompiendo y disgregando aproximadamente a la altura de las islas Georgias. Hasta ahí sí pueden mantener un tamaño importante, de cientos de metros. Al principio, tienen un aspecto «tabular», pero a medida que se van fraccionando esa forma se va perdiendo", agregó el experto.

La única verdad es que por ahora el destino de Larsen C es incierto para los científicos.

Comentarios