Información Gral
Sábado 11 de Marzo de 2017

Insultos al cruzarse con el copiloto en Ezeiza

El azar quiso que Eduardo Juliá se cruzara ayer en el aeropuerto de Ezeiza con el matrimonio de Matías Miret y Agustina Conil Paz, que un rato antes había regresado de unos días de descanso en Barcelona.

El azar quiso que Eduardo Juliá se cruzara ayer en el aeropuerto de Ezeiza con el matrimonio de Matías Miret y Agustina Conil Paz, que un rato antes había regresado de unos días de descanso en Barcelona.

Miret fue el copiloto del avión que transportó la droga, por lo cual soportó casi dos años de prisión hasta que fue sobreseído por la Justicia española. Ayer estaba en la cola de migraciones con su familia cuando vio pasar a los uniformados de la PSA (Policía de Seguridad Aeronáutica) y a Juliá en el medio. Conil Paz, la esposa del piloto, no se puedo contener, se acercó lo más posible y espetó: "¿Que haces acá?". Él le respondió: "Hola muñeca". Ella, con el dolor guardado durante más de seis años, le soltó: "¡Muñeca nada, la puta que te parió! ¡Con todo lo que nos hiciste sufrir!".

Entonces Juliá agachó la cabeza y siguió caminando junto a los efectivos.

Cabe apuntar que Miret volvió a la Argentina el 25 de diciembre de 2012 después de estar casi dos años preso en una cárcel de Barcelona. A los tres meses de regresar falleció una de sus hijas que había enfermado de lupus al mes siguiente de que a él lo detuvieran.

A ese dolor se les sumó la bronca porque en Argentina los investigadores nunca hallaron a los responsables de la conexión local de la organización narcocriminal.

"Están encubrimiento algo. Estoy seguro", dijo entonces. "Desde que volví al país, los investigadores argentinos nunca me llamaron para declarar como testigo. Nadie se hace responsable de lo mal que funcionaron los controles que permitieron que 944,5 kilos de cocaína salieran del país sin inconvenientes. Los encargados de los controles fallaron por connivencia con los narcotraficantes o por negligencia del personal", afirmó.

Miret, en ese mismo reportaje de abril de 2014 concedido al diario La Nación, expresó: "Tengo una mancha que yo no la busqué", en relación a su detención y 23 meses de cárcel. "Me gustaría que en mi país la investigación aclare los motivos que permitieron que salieran del aeropuerto de Ezeiza 944 kilogramos de cocaína. Por ahora sólo limpió mi imagen la justicia española. En la Argentina no hay un solo responsable", criticó.

Comentarios