Información Gral
Miércoles 23 de Septiembre de 2009

Inglaterra envió cuatro aviones a las Malvinas y Argentina protestó

Gran Bretaña envió cuatro aviones de guerra de última generación a las Malvinas, en una decisión que fue rechazada ayer por el gobierno argentino, en el marco de la histórica disputa por la soberanía de las islas argentinas usurpadas por el Reino Unido en 1833.

Gran Bretaña envió cuatro aviones de guerra de última generación a las Malvinas, en una decisión que fue rechazada ayer por el gobierno argentino, en el marco de la histórica disputa por la soberanía de las islas argentinas usurpadas por el Reino Unido en 1833.

Fuentes oficiales de la Cancillería argentina lamentaron ayer "el nuevo despliegue británico", y agregaron que esta decisión "resulta contraria a la resolución 31/49 de la Asamblea General de la ONU, que insta a las dos partes en la disputa de soberanía en la «Cuestión de las islas Malvinas» a abstenerse de adoptar modificaciones unilaterales en la situación".

Según las fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino, "este nuevo despliegue enfatiza la continuada presencia militar británica en espacios terrestres y marítimos argentinos".

"La ilegítima ocupación británica en nuestro territorio y esa presencia militar en especial continúan siendo reiteradamente rechazadas por la República Argentina", indicaron desde el Palacio San Martín.

El gobierno británico rechazó ayer que el recambio de aviones en las islas Malvinas tenga por objetivo reforzar la presencia militar.

Voceros de la embajada británica en Buenos Aires indicaron que "los Typhoon reemplazan a aviones Tornado F-3 (usados en la Guerra del Desierto) que ya se encuentran al final de sus 25 años de vida útil".

Operación secreta. De acuerdo con el diario inglés The Sun, la Fuerza Aérea británica (RAF) ordenó la semana pasada el traslado a Malvinas de los cazas polivalentes.

El tabloide informó ayer que los comandantes de la RAF concretaron en secreto el traslado de los jets a las bases inglesas situadas en las islas del Atlántico Sur.

Los cuatro Typhoons, valuados en 100 millones de dólares cada uno, ya se encuentran en las islas del Atlántico Sur, tras haber abandonado furtivamente una base militar de Inglaterra.

"Son los jets de guerra más sofisticados en el hemisferio sur. Argentina, que se enfrentó en una guerra con nosotros en 1982 por las Falklands (Malvinas), habría presentado una queja formal", agregó el tabloide británico .

"Los argentinos están disconformes, pero es nuestra responsabilidad proveer de la mejor defensa posible para las Falklands" (las islas Malvinas), destacó al Sun una alta fuente de la RAF.

Los voceros no descartaban que este refuerzo militar inglés en las islas Malvinas sea para "marcar la cancha", ya que el próximo 3 de octubre familiares de caídos durante la guerra de 1982 realizarán un acto en el cementerio de Darwin, donde inaugurarán un monumento dedicado a los 649 soldados argentinos que murieron durante el conflicto bélico del Atlántico Sur. No obstante, ninguna de las partes se hizo eco de la versión del diario inglés.

El 10 de octubre también habrá un viaje similar para que los familiares puedan rendirles honores a sus deudos.

Los dos viajes partirán desde Buenos Aires, con pernocte en la ciudad santacruceña de Río Gallegos, hasta las islas, en un avión de la empresa Lan Chile.

La operación fue calificada por el matutino británico como una "provocación" a la Argentina, que reclama la soberanía de Malvinas.

Por su parte, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner abogará hoy en Nueva York por el camino del multilateralismo como única solución de los problemas internacionales, condenará el terrorismo, hará una firme defensa del derecho internacional y renovará su reclamo por la soberanía sobre las islas Malvinas, en su discurso ante la 64ª Asamblea General Anual de las Naciones Unidas.

La mandataria argentina también condenará el "golpe cívico mediático" en Honduras. l (DyN y Télam).

Sin funcionarios

Del contingente no formará parte ningún funcionario del gobierno nacional, pese a que la organización del viaje corre por cuenta de la Cancillería y del Ministerio del Interior. Ocurre que los familiares deberán presentar sus pasaportes para ingresar a las islas, acto que de ser cumplido por un miembro del gobierno de Cristina de Kirchner implicaría aceptar la soberanía de Gran Bretaña sobre las Malvinas.

 

Comentarios