Información Gral
Sábado 22 de Abril de 2017

Hay 325 millones de enfermos de hepatitis B y C y pocos de ellos lo saben

Solo una pequeña parte de los 325 millones de personas con hepatitis B y C sabe que está enferma y está recibiendo tratamiento, denunció ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS), que exigió tomar medidas para luchar contra esta enfermedad hepática.

Solo una pequeña parte de los 325 millones de personas con hepatitis B y C sabe que está enferma y está recibiendo tratamiento, denunció ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS), que exigió tomar medidas para luchar contra esta enfermedad hepática.

Se estima que 1,3 millones de personas murieron a causa de este virus en 2015, lo que supone más muertes que las provocadas por enfermedades provocadas por el VIH, dijo la agencia de la ONU.

"Estamos experimentando un incremento de la mortalidad", aseguró Gottfried Hirnschall, que dirige el programa de hepatitis de la OMS.

Según el organismo internacional, hay que mejorar el acceso a vacunas y medicamentos, además de aplicar medidas para la reducción de las infecciones entre personas que se inyectan drogas.

La agencia presentó un informe sobre la propagación regional de la hepatitis B y C, dos tipos de virus que causan casi todas las muertes de hepatitis del mundo.

La región de Asia Oriental y de Oceanía tiene la mayor tasa de hepatitis B, seguida de Africa. Solo el 9 por ciento de las personas que tienen este tipo del virus sabe que está infectado y solo el 8 por ciento recibe tratamiento.

La tasa de diagnósticos y tratamientos de hepatitis C también es muy baja. Oriente Próximo tiene la tasa más alta de esta variante de la enfermedad debido a la falta de higiene. Europa, donde el virus está más extendido entre los drogadictos, está en segundo lugar.

La hepatitis se transmite a través de la sangre y otros fluidos corporales. Puede causar un daño hepático mortal y cáncer décadas después de la infección.

Aunque han aumentado las muertes por hepatitis de personas que llevaban un largo periodo de tiempo enfermas, las nuevas infecciones han ido decayendo a lo largo de la última década a medida que cada vez más países inmunizan a los niños contra la hepatitis B.

Argentina

En nuestro país se estima que entre el 1 y el 2 por ciento de la población adulta en el país, más de medio millón de argentinos, se encuentran infectadas con los tipos B y C. La enfermedad puede prevenirse con vacunación en los casos A y B y con nuevos tratamientos puede lograrse la cura del tipo C, que no posee vacuna. En este caso, antivirales de acción directa.

Comentarios