Información Gral
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Gatillan a una médica y a un policía y se salvan en una villa porteña

Una médica que había ingresado con una ambulancia a la Villa 31 del barrio porteño de Retiro para atender a una paciente y un efectivo de la Policía de la Ciudad que la custodiaba fueron amenazados por un grupo de personas que les gatillaron con un revólver, pero el uniformado logró quitarle el arma a uno de los hombres y pudieron escapar, informaron ayer fuentes policiales.

Una médica que había ingresado con una ambulancia a la Villa 31 del barrio porteño de Retiro para atender a una paciente y un efectivo de la Policía de la Ciudad que la custodiaba fueron amenazados por un grupo de personas que les gatillaron con un revólver, pero el uniformado logró quitarle el arma a uno de los hombres y pudieron escapar, informaron ayer fuentes policiales.

El hecho ocurrió anteayer alrededor de las 17.30 cuando la médica Andrea Gómez, del Hospital Rivadavia, concurrió a la citada villa en una ambulancia del Same y con el acompañamiento de un patrullero, para atender en un domicilio a una mujer con un supuesto dolor lumbar.

Según relató la médica no lograron llegar a destino debido a "lo angosto de la calle", por lo que descendió de la ambulancia y avanzó "a pie" aproximadamente "300 metros" y acompañada de "un oficial". Gómez contó que al llegar al domicilio desde donde se habría solicitado el pedido de auxilio los inquilinos le dijeron que "no lo habían requerido" y que "tampoco se quisieron identificar", por lo que se retiraron para regresar a la ambulancia.

"A los 30 metros del domicilio, un grupo que estaba ahí, al pasar al lado, extendieron el brazo con un arma y gatillaron cuatro veces, sentí el chasquido", dijo la médica y agregó: "El policía rápidamente actuó, le quitó el arma al agresor y ellos intentaron forcejear con el policía, pero él me abrazó, me cubrió y me sacó del lugar rápidamente".

La médica y el policía fueron amenazados por seis hombres y, al lograr desarmar a uno de ellos, escaparon de la zona y volvieron hacia la ambulancia y el patrullero para resguardarse ya que se encontraban en una clara desventaja numérica.

Para Gómez, la situación le pareció durar "un siglo" y creyó que les "iban a disparar", aunque le resulta "difícil interpretar" el motivo, ya que no lo consideró "un intento de robo", porque no les "pidieron nada" ni cruzaron "palabra" alguna.

"El policía no pudo hacer la detención, era o cuidarme o enfrentarse con seis personas, yo agradezco que me protegió", relató la médica y contó: "Hace 15 años que estoy en el hospital trabajando, (los episodios violentos) han ido aumentando en el último tiempo, antiguamente no entrábamos (a las villas) con móvil policial, luego a veces, ahora las 24 horas y aún así ocurre esto".

Comentarios