Información Gral
Domingo 26 de Marzo de 2017

Falleció la mujer de Arroyo Seco que fue baleada en una favela de Río en los carnavales

Natalia Cappetti, de 42 años, había sido atacada por una banda de narcos cuando el auto en el que viajaba ingresó por error a un lugar peligroso.

Natalia Lorena Cappetti, residente en Arroyo Seco, que había sido baleada en una favela de Río de Janeiro, falleció ayer a la mañana a causa de las complicaciones que le causó el ataque. La información del deceso fue confirmada por el Departamento de Salud Municipal carioca.

La mujer estaba internada desde el 27 de febrero, pleno carnaval, en el Hospital Municipal Souza Aguiar, en el centro de Río. Ella formaba parte de un grupo de cuatro viajeros, Cappetti, su esposo Juan Manuel Dib, de 46 años, oriundo de la ciudad santafesina de Villa Amelia, y un matrimonio español que ingresó por error en una favela del Morro dos Prazeres, en el barrio bohemio de Santa Teresa, ubicado en el centro de Río, camino de Cristo el Redentor, y fueron atacados por una banda de narcotraficantes.

Cuando se produjo el ataque, la víctima, de 42 años, y su amiga, Marisa Luis Barcos Mana, de 61, estaban ubicadas en el asiento de atrás del auto, un Nissan Sentra, mientras que el vehículo era conducido por Jesús Latorre (63) y en el asiento del acompañante iba Dib, quienes resultaron ilesos.

El asalto se desecandenó cuando entraron por error del GPS a la Rua Gomes Lopes, uno de los accesos de la favela. Los tiros de los delincuentes impactaron sobre el techo del auto y la parte trasera: uno de esos disparos hirió a Cappetti en la espalda y le interesó diversos órganos. El matrimonio había arribado a Río el 21 de febrero para asistir a los carnavales.

Según precisó el cónsul argentino en Río de Janeiro, Adolfo Alejandro Suárez Hurtado, tras ser internada la mujer fue intervenida de los daños sufridos en el riñón y en el duodeno, órganos que había atravesado la bala que le dispararon.

La zona del Morro dos Prazeres, cerca del barrio Santa Teresa, es un punto donde hay fuerte presencia de narcotraficantes y funciona una Unidad de la Policía Pacificadora (UPP).

La imagen del Morro dos Prazeres se hizo conocida porque allí transcurría la historia central de la película "Tropa de elite" y también fue escenario para Rock & Gol, un evento que combinaba fútbol y música, organizado por MTV en 2011.

El morro donde está ubicada la favela es un atractivo para turistas por su vista panormámica de la llamada ciudad maravillosa: desde allí arriba se puede ver el Pan de Azúcar, la bahía Guanabara y el parque del Flamengo. También es promocionado el "camino del graffiti que está dentro del barrio.

Pero también es un lugar muy violento. Allí fue asesinado en diciembre pasado el turista italiano Roberto Bardella (52), quien recorría Sudamérica en moto con un primo (antes de llegar a Brasil pasaron por Argentina, donde iniciaron el periplo) y había entrado, también por un error del GPS, a la comunidad.

En tanto, un policía de la Fuerza Nacional brasileña que había ido en septiembre último a trabajar en la seguridad de los Juegos Olímpicos murió baleado al errar el camino, también confiando en su navegador, al entrar en una favela de Vila do Joao, situada en la zona norte de la ciudad.

Los errores en el tránsito de Río de Janeiro que terminan llevando a los automovilistas a lugares con altos índices de delitos son un problema en discusión en la ciudad maravillosa, debido a que no están identificadas en los satélites las calles internas de las favelas o no aparecen en algunos mapas y terminan siendo una trampa mortal.

Según dijo a Télam una fuente del consulado, el problema con la favela del Morro dos Prazeres es que existe un túnel cercano donde desaparece la señal del GPS, con lo cual se confunden los caminos, sobre todo para los que quieren ir desde esa zona hacia el Cristo Redentor.

La noticia del deceso de Cappetti causó honda consternación en la ciudad de Arroyo Seco, según precisó Arroyo Diario.

Allí también fue asesinado en diciembre pasado un motociclista italiano que recorría Latinoamérica

Comentarios