Información Gral
Domingo 12 de Marzo de 2017

Especialistas advierten sobre los riesgos que plantean las mochilas escolares pesadas

Afirman que, junto con los quioscos dentro de las escuelas, son las dos cuestiones que más impactan en la salud de los chicos.

El peso de las mochilas y los productos de los quioscos escolares son algunas de las preocupaciones de los pediatras que ven llegar al consultorio a sus pacientes con una carga excesiva de útiles escolares y con problemas de sobrepeso vinculados con el manejo del dinero a temprana edad, ante una oferta de alimentos poco saludables.

   "Con pocas monedas se pueden comer muchas porquerías y esa decisión está en manos de niños muy pequeños atraídos por una oferta tan tentadora como poco saludable que por lo general se ve en los quioscos escolares", dijo a Télam Ana María Balanzat, jefa de Departamento de Pediatría del Hospital de Clínicas José de San Martín.

   Para la jefa de Pediatría del Clínicas, la preocupación que dejan "los quioscos escolares" es que no tiene éxito la tendencia de convertirlos en "saludables", ofertando productos con menos sal, azúcar e hidratos de carbono.

   "El problema es complejo porque no hay prácticamente control de un adulto responsable en la mercadería que se ofrece a los chicos", precisó la médica.

   Otra cuestión que no se toma con al debida seriedad es el peso de las mochilas. Según un informe del Hospital de Clínicas, "el exceso de peso es un problema grave, ya que los huesos en esa edad se encuentran en proceso de crecimiento. La carga excesiva en la espalda puede condicionar la postura".

   Lo ideal es que los chicos, al cargar sus mochilas, mantengan un peso acorde con su talla; y en el caso de llevar la mochila colgada sobre los hombros, no debe superar el 10 o 15 por ciento del peso corporal del niño.

   El tiempo óptimo para llevar la mochila es de 15 minutos y se aconseja usar ambas correas, para evitar sobrecargar uno de los hombros, con la finalidad de repartir equitativamente el peso.

   Según el informe, "la mochila ideal es aquella que descansa y se adapta a la curva de las vértebras dorsales y termina por encima de la zona lumbar unos 5 centímetros".

   También hay polémica por el uso de la mochila con ruedas, ya que algunos especialistas opinan que los niños no deben soportar los tirones al subir y bajar escaleras, porque se pueden lesionar las muñecas, codos y hombros; mientras que otros opinan que los niños no deben soportar esa carga y prefieren las rueditas, aunque sin dejar de advertir que pueden ser riesgosas.

   "Habrá que revisar hasta que punto es absolutamente necesario llevar tantas cosas a la escuela", completó Balanzat, que celebró otros avances en favor de la salud de los chicos como el apto psicofísico que se les exige desde hace años a todos los alumnos cada inicio de año lectivo.

   Tanto las mochilas como los quioscos son hoy dos preocupaciones que impactan en los consultorios, la primera por los problemas de postura que a futuro pueden generar y la segunda por las consecuencias que una mala alimentación desde la infancia puede causar en la población, como la obesidad, la diabetes y la hipertensión, factores de riesgo de enfermedades del riñón, cardíacas y cerebrales.

Comentarios