Información Gral
Miércoles 01 de Marzo de 2017

España desarrolla y aplica en pacientes su primera inmunoterapia antitumoral

La primera inmunoterapia contra el cáncer, denominada BO-112, desarrollada íntegramente en España por la start-up española Bioncontech y licenciada por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (Cnio), comenzó a probarse en cinco personas en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y la Clínica Universidad de Navarra.

La primera inmunoterapia contra el cáncer, denominada BO-112, desarrollada íntegramente en España por la start-up española Bioncontech y licenciada por el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (Cnio), comenzó a probarse en cinco personas en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y la Clínica Universidad de Navarra.

"El camino para desarrollar esta terapia ha sido complicado porque es un medicamento complejo. No obstante, no se hubiera conseguido sin la ayuda de inversores privados que, además de querer apostar por una tecnología íntegramente española, vieron que podía contribuir a mejorar las alternativas terapéuticas de muchos paciente", señala la directora general de Bioncotech, Marisol Quintero.

Se trata de un fármaco basado en moléculas de ARN de doble cadena (simula un virus) que, en modelos animales, ha logrado una respuesta antitumoral directa la cual, además, se ha visto reforzada gracias a la activación de los mecanismos de inmunidad innata, probablemente derivados, a juicio de los investigadores, de la activación del interferón, que es una glicoproteína sintetizada por células infectadas por virus, que inhibe la multiplicación de estos.

BO-112 está enfocado al tratamiento de tumores sólidos de mal pronóstico, que puedan palparse o de los que se pueda obtener relativamente fácil una biopsia como, por ejemplo, algunos tipos de cáncer de mama o de melanoma metastásico.

Además, según informó el especialista en Inmunoterapia del cáncer en la Clínica Universidad de Navarra y codirector del trabajo, Ignacio Melero, se administra con una inyección que va directamente al tumor para provocar un efecto de vacunación "in situ" y su mecanismo de acción se basa en dos: la inmunoterapia y la autofagia.

Ahora bien, como puntualiza el oncólogo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y codirector del trabajo, Iván Márquez Rodas, se espera que en el futuro este tratamiento sea utilizado en combinación con otros medicamentos de inmunoterapia ya aprobados para su uso clínico o en desarrollo.

Y es que el objetivo del ensayo que acaba de comenzar es conocer el perfil de seguridad del fármaco y ahondar en su mecanismo de acción respecto a la activación de la respuesta inmunitaria a nivel local del tumor, así como sistémica."Este fármaco tiene todos los aspectos de ser uno de los colores esenciales en la paleta para hacer mezclas de tratamientos", advierte el doctor Melero. Se espera que los primeros resultados del estudio fase I estén disponibles "en pocos meses" y que se puedan conocer en el próximo congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (Asco, en inglés) que se celebrará en Chicago, Estados Unidos, del 2 al 6 de junio.

Comentarios