Información Gral
Sábado 02 de Septiembre de 2017

En su visita a Colombia, el Papa escuchará a víctimas de la violencia

Se descarta, en cambio, una reunión del Pontífice con miembros de las Farc. Francisco llegará el próximo miércoles y estará cuatro días.

El Papa Francisco escuchará los testimonios de víctimas y victimarios de la violencia en Colombia durante su visita la próxima semana a ese país y no tiene programado reuniones con representantes de las guerrillas ni de la oposición política.

   "Es un viaje pastoral para anunciar el Evangelio", explicó ayer en una conferencia de prensa el estadounidense Greg Burke, portavoz del Vaticano.

   Durante su 29º viaje internacional y quinto a América Latina, el Papa argentino dedicará la jornada del 8 de septiembre en Villavicencio, en el corazón de Colombia, a la paz y reconciliación

   "Será un día muy especial, el día dedicado a la reconciliación y en el que estarán presentes víctimas de la violencia, exguerrilleros y exmilicianos", indicó Burke, al ilustrar el programa del viaje del papa en Colombia, del 6 al 10 de septiembre.

   "El Papa escuchará en particular el testimonio de cuatro personas", aseguró Burke, quien precisó que el Pontífice quiso que el encuentro se celebre en "un momento de la liturgia", es decir de la misa que oficiará en el parque de Las Malocas y a la que deberán asistir unas 6.000 personas.

   Se tratará de uno de los gestos más importantes de la visita del papa a Colombia, durante la cual escuchará los relatos de dolor y rabia de un país que ha padecido más de 50 años de un cruento conflicto interno que dejó 260 mil muertos, 60 mil desaparecidos y 7,1 millones de desplazados.

   Para la misa ha sido llevado el crucifijo de la iglesia donde ocurrió la masacre de Bojacá, en la región de Chocó, donde murieron un centenar de civiles atrapadas en el interior del templo.

   Antes de volver a Bogotá, donde pernoctará todas las noches, Francisco se detendrá a orar ante la cruz de la reconciliación en el Parque de los Fundadores de Villavicencio, donde plantará un árbol.

   El vocero del Vaticano aseguró que el papa "no tiene programadas reuniones con la guerrilla de las FARC", con la que el gobierno firmó un histórico acuerdo de paz el año pasado, "ni con la guerrilla del ELN, ni con la oposición", añadió.

   Líderes de la exguerrilla comunista FARC, que a partir de este viernes se llama Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, transformándose en un nuevo partido tras poner fin a la lucha armada, no han escondido su deseo de reunirse con el pontífice, lo que por ahora está descartado.

   "No está previsto que ese partido esté presente en los actos oficiales", aseguró el vocero.

   Interrogado sobre la posibilidad de que la visita del papa argentino sea instrumentalizada políticamente, Burke invitó a "escuchar al papa", quien se sabe que no ha dudado en criticar o reprender al poder político o al clero durante sus giras, tal como ocurrió el año pasado en México cuando habló de corrupción y narcotráfico.

   Francisco visitará además de Bogotá, la capital, Medellín y Cartagena, pronunciará en total 12 discursos, entre ellos cinco alocuciones, cuatro homilías, dos saludos a los fieles y un ángelus y oficiará cuatro misas multitudinarias.

   Las autoridades vaticanas calculan que unas 700 mil personas saldrán a saludarlo a su llegada a la capital colombiana el 6 de septiembre a lo largo de los 15 kilómetros que separan el aeropuerto de la nunciatura, donde se alojará.

   Francisco arribará al país el miércoles 6 a las 16,30. Su primer saludo a los colombianos tendrá lugar el día siguiente, jueves 7, a las 9 en la plaza de Armas de la Casa de Nariño.

   Luego, está prevista una reunión con el presidente Juan Manuel Santos Calderón a las 9,30, para continuar con una bendición a los fieles en el palacio Cardenalicio, lugar donde también tendrá un encuentro con los obispos.

   En las horas de la tarde de ese mismo jueves, se reunirá con el comité directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) y finalizará su primera jornada en Colombia con la celebración de una eucaristía en el parque Simón Bolívar, la cual será a las 4,30.

   El viernes 8 estará en Villavicencio donde a las 9 celebrará una santa misa. En la tarde presidirá el Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional en el parque Las Malocas. Por último, en el parque de los Fundadores, visitará el monumento Cruz de la Reconciliación.

   El sábado 9 visitará la capital antioqueña donde oficiará eucaristía en el aeropuerto Olaya Herrera.

   En la tarde se reunirá con la comunidad que reside en el Hogar San José. En Medellín, también sostendrá un encuentro con sacerdotes, religiosas, consagrados, seminaristas y sus familias en La Macarena.

Tuvo como psicoanalista a una judía
El Papa Francisco dice que, cuando tenía 42 años, tuvo sesiones semanales con una psicoanalista que era judía para "aclarar algunas cosas".
   No se aclara qué fue lo que el futuro pontífice quería explorar. La revelación aparece en un libro de próxima aparición basado en una docena de conversaciones que Francisco mantuvo con el sociólogo francés Dominique Wolton.
   El periódico italiano La Stampa, que reprodujo parte de las conversaciones, dijo que Francisco se reunía con la analista en la casa de ésta. Francisco dice que "un día, cuando estaba por morir, me llamó. No para recibir los sacramentos, ya que era judía, sino para un diálogo espiritual".
   El Papa añadió: "Era una buena persona. Durante seis meses me ayudó mucho".
   En esa época, Francisco era líder jesuita en Argentina, gobernada por la dictadura militar.
   En las conversaciones con Wolton, Francisco se refiere elogiosamente a la influencia positiva que han tenido varias mujeres en su vida.
   "Las que he conocido me ayudaron mucho cuando tuve la necesidad de consultarlas", dijo.
   El Papa de 81 años también habla de su estado mental. "Me siento libre. Claro, aquí en el Vaticano estoy en una jaula, pero no espiritualmente. Nada me atemoriza".
   Lo que le molesta, dijo, son las mentalidades estrechas.
   Señaló a los "curas rígidos, que tienen miedo de comunicarse. Es una forma de fundamentalismo. Cuando conozco a una persona rígida, sobre todo si es joven, me digo que está enferma". Pero su conclusión es que "en realidad, son personas que buscan seguridad".
   El Papa ha dicho anteriormente que tuvo problemas para manejar su autoridad en sus primeras funciones como líder jesuita. La Iglesia católica solía proyectar cierta desconfianza hacia el psicoanálisis, pero ésta parece haber disminuido con el tiempo.

Comentarios