Información Gral
Domingo 17 de Septiembre de 2017

En Múnich abrió la nueva Oktoberfest, con el desafío de volver a batir récords

Nueva edición de la fiesta de la cerveza más importante del mundo que el año pasado estuvo algo afectada por el riesgo terrorista.

Cerveza en abundancia, trajes tradicionales bávaros y resacas al día siguiente. La 184ª edición de la fiesta de la cerveza abrió ayer en la localidad alemana de Múnich bajo la lluvia y con medidas de seguridad reforzadas.

   Se espera que cerca de seis millones de visitantes del mundo entero acudan a la Oktoberfest, la fiesta de la cerveza más importante del mundo, que durará hasta el tres de octubre.

   Este año, los visitantes tendrán la posibilidad de descargar una aplicación dedicada a la fiesta, que les indicará dónde encontrar sitios libres o los ayudará a encontrar a sus amigos entre la multitud.

   Para disfrutar de una cerveza, tendrán, eso sí, que estar dispuestos a pagar bastante dinero. Un litro de cerveza costará hasta 10,95 euros —unos 13 dólares—, 25 centavos más que el año pasado. ¿Logrará superar la Oktoberfest los 6,6 millones de litros consumidos en 2016?

   El objetivo de esta nueva edición será recobrar cierta serenidad después de que el año pasado se registrara una de las frecuentaciones más bajas, debido sobre todo al riesgo terrorista.

   La seguridad se ha reforzado respecto a 2016. Además de la prohibición de llevar grandes bolsas, se ha vetado el uso de mochilas este año.

   Cerca de 650 agentes vigilarán las entradas, 200 más que en la anterior edición, y se han instalado más cámaras de vigilancia y un sistema de alarma sonora que puede difundir a través de los altavoces posibles mensajes de alerta o de información en tres idiomas: alemán, inglés y bávaro.

   Alemania vivió el año pasado un verano turbulento con la matanza provocada por un adolescente germano-iraní desequilibrado, que mató a nueve personas en Múnich antes de suicidarse.

   El sur del país también fue escenarios de dos ataques reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI): un atentado con explosivos de un sirio de 27 años al que se había negado el asilo, que dejó 15 heridos, y un ataque con hacha perpetrado por un demandante de asilo de 17 años, que causó cinco heridos.

   El 19 de diciembre, 12 personas murieron en un ataque con camión en un mercado de Navidad en Berlín.

Claves    

- "Mass": Será una de las palabras más utilizadas durante las dos semanas que dure la fiesta. La "mass" es la tradicional jarra de cerveza bávara de un litro. El año pasado en la Oktoberfest se consumieron 6,6 millones de "mass".

- "O'zapft is": "¡Ya está abierto!", es el grito de guerra de la Oktoberfest. Esta frase es la que pronuncia el alcalde de la ciudad al abrir el primer barril de cerveza, señal de que ha comenzado la fiesta.

- "Prost": "Salud" o "Chin chin". En Alemania está "prohibido" beber un sorbo de cerveza sin brindar al grito de "Prost" y sin mirarse a los ojos. Probar la cerveza sin antes chocar la jarra con la del resto de ocupantes de la mesa se considera todo un sacrilegio.

- "Dirndl": Es el traje regional que visten las mujeres durante la Oktoberfest.Incluye un corpiño muy ajustado que resalta el pecho femenino.

- "Lederhose": Son los pantalones de cuero típicos de Baviera que llevan los hombres durante la Oktoberfest. Normalmente van acompañados de una camisa de cuadros.

- "Wiesn": Es la pradera en la que se celebra la Oktoberfest. Tiene una superficie de 345.000 metros cuadrados donde se asientan las numerosas carpas, como las que suelen visitar los famosos de Alemania y los jugadores del Bayern Múnich.

- Reservar: Condición sine qua non para no tener que esperar colas y disfrutar de la fiesta.

Comentarios