Información Gral
Sábado 06 de Mayo de 2017

El país en riesgo de que se reintroduzca el sarampión: hay dos casos en Tucumán

Argentina se libró de la enfermedad hace 17 años. Un joven tucumano, que se contagió en Oceanía, portó el virus. Y se lo detectaron a un amigo.

Horas después de que el Ministerio de Salud de la Nación emitiera una alerta epidemiológica por la aparición de un caso de sarampión importado en Tucumán, autoridades sanitarias de esa provincia confirmaron ayer la constatación de un segundo caso, "un amigo" del paciente que "se contagió en un viaje a Oceanía".

El país, así, queda expuesto al riesgo de la reintroducción del virus en su territorio, del que está libre desde hace 17 años. Argentina registró en el año 2000 su último caso autóctono de sarampión y en 1998 el fallecimiento de la última persona por esta enfermedad.

Luego de la aparición del primer caso, el ministerio sanitario nacional había pedido intensificar la vigilancia, la notificación inmediata de todos los casos sospechosos y las medidas de control para evitar la reintroducción del virus.

Ayer en Tucumán el secretario ejecutivo médico del Sistema Provincial de Salud (Siprosa), Gustavo Vigliocco, dijo: "Se confirmó el segundo caso positivo" y precisó que la persona afectada "es amigo" del joven de 26 años que se enfermó durante un viaje a Oceanía.

El funcionario indicó que "de tres casos sospechosos que teníamos en la provincia se confirmaron dos, pero lo importante es que en estos últimos 20 días no se han presentado nuevos casos".

"Apenas se conoció la posibilidad de tener un caso de sarampión realizamos un bloqueo epidemiológico, es decir, se aislaron todos los contactos del enfermo y se los vacunó", indicó Vigliocco.

"Para el resto de la población se aconsejó completar el esquema de vacunación en aquellas personas que no lo hayan hecho", explicó el funcionario, quien recordó que son dos dosis, una al año de vida y la segunda a los seis años.

Según se supo, en el caso del joven que se contagió en Oceanía, la fiebre le comenzó el día previo a emprender el regreso, en el final de un viaje por el sudeste asiático y Australia.

Cuatro días después de que el avión aterrizara en Argentina, le apareció la erupción, acompañada de conjuntivitis, tos y catarro nasal. Al día siguiente, este joven tucumano de 26 años consultó al médico. Pasó cuatro días internado. Se le tomaron muestras de sangre, orina y se le realizó hisopado nasofaríngeo. Resultado: sarampión positivo.

Una infectóloga de Buenos Aires, de la comisión nacional de erradicación de la rubéola y el sarampión, Angela Gentile, explicó: "Vivimos en un mundo globalizado. Uno está en una parte del planeta y a las 12 horas está en la otra. Los casos importados son un riesgo importante, porque a partir de uno se puede registrar un brote".

"El sarampión viaja con nosotros en un avión, como todos los virus", coincidió la pediatra Romina Libster, investigadora asistente del Conicet. "Los virus no ven nacionalidades, no ven fronteras. Cualquiera que esté de viaje en una zona donde todavía circula el sarampión, lo puede traer consigo. Y si el porcentaje de población vacunada no supera el umbral, el virus puede empezar a diseminarse otra vez por la sociedad".

América se convirtió el año pasado en la primera región del mundo libre de sarampión (es decir, sin casos autóctonos). Los casos importados notificados en 2016 a la Organización Panamericana de la Salud se localizaron en Estados Unidos (43) y Canadá (31). Dentro del continente europeo, hay brotes en Italia, Portugal, Alemania, Bulgaria, Bélgica, Francia, Rumania y Austria, entre otros países. Aunque la mayor circulación endémica se da en el sudeste asiático y Africa.

El sarampión es una enfermedad prevenible por vacunación. La erradicación en la región es hija directa de la inmunización.

La vacuna triple viral —que es segura y tiene una alta efectividad— integra el calendario nacional. La primera dosis se aplica al año de vida, y el refuerzo entre los cinco y los seis, en el ingreso escolar. Las personas de hasta 50 años deben acreditar las dos dosis. Las nacidas antes de 1965 se consideran inmunes y no necesitan vacunarse.

El virus ocasiona 360 muertes por día

Numerosos especialistas destacan los méritos de Argentina y Latinoamérica para erradicar la enfermedad. El país lo hizo en el año 2000 mientras que Latinoamérica el año pasado.

   La experta Carla Vizzotti, de la Fundación Huesped, dijo que este "logro digno de orgullo no ha sido valorado en toda su dimensión, sobre todo al compararnos con el resto del mundo que sólo en 2015 tuvo 134.200 muertes por este virus. Es decir, 367 muertes por día, 15 por hora".

   Advirtió que "el virus del sarampión es muy contagioso, no tiene tratamiento y puede ser muy grave. Es una de las principales causas de muerte entre niños pequeños, principalmente de escasos recursos".

   En los primeros meses del año se registraron más de 1.500 casos de sarampión en 14 países europeos.

   Vizzotti señaló: "Quienes trabajamos en salud pública sabíamos que este logro corría peligro. Sobre todo en tiempos de globalización, cuando en 12 horas podemos viajar de un continente a otro, y llevar con nosotros este virus sin saberlo. Y así fue como días atrás, en Tucumán, se confirmó un nuevo caso de sarampión importado. Y pronto, un segundo caso que había estado en contacto con el primero. Las alertas no tardaron en circular y señalaron el riesgo de reintroducción del virus en Argentina", dijo.

   Para Vizzotti, el sistema de salud pública nacional "se enfrenta a un verdadero desafío: responder en forma coordinada y oportuna ante una situación crítica. Un caso de sarampión es un brote y dispara una serie de acciones inmediatas para controlarlo que implican un enorme esfuerzo del equipo de salud y, además, recursos económicos".

   Señaló que "a pesar de que la vacuna triple viral (que protege contra el sarampión, paperas y rubéola) es gratuita y obligatoria, muchas personas no la recibieron. Esto se debe a dificultades en el acceso al sistema de salud, la inequidad que impacta principalmente en la población más vulnerable, o la falta de información sobre la importancia de vacunarse o mitos que circulan en relación con la seguridad de la vacuna. Sucede en Argentina y en el resto del mundo. Es decir, todavía hay personas que son susceptibles al virus".

Comentarios