Información Gral
Martes 17 de Enero de 2017

El padre de un niño picado por un alacrán reveló que evoluciona muy bien

Tobías, de cinco años, fue picado el sábado y sufrió cuatro paros cardiorrespiratorios en el sanatorio, donde le practicaron resucitación

El papá de Tobías, un niño de cinco años picado por un alacrán cuando dormía en su casa en el barrio porteño de Palermo, dijo que "aunque le siguen administrando drogas", su hijo "está mucho mejor" y su evolución "es un milagro", y esta mañana podría tener el alta médica, tras haber pasado seis días internado en terapia intensiva en el Sanatorio Güemes.

El último parte médico señala que Tobías está "lúcido" y mantiene una "lenta evolución clínica", por lo cual se programó "el alta sanatorial para mañana (por hoy) con seguimiento ambulatorio por el servicio de cardiología infantil".

Tras la picadura, el pasado sábado 7, Tobías sufrió cuatro paros cardiorrespiratorios en el sanatorio por el veneno del arácnido, lo que obligó a los profesionales a realizarle una resucitación cardiopulmonar.

"Mi hijo empezó a sentir que algo le picaba y vomitó. Lo llevamos de inmediato a la guardia del sanatorio y confirmaron la presencia del veneno de un alacrán", relató Gastón, padre del pequeño, en declaraciones televisivas.

"Cuando lo atendieron, nos dijeron que ya estaban preparando un antídoto en el Hospital Posadas y que iban a traerlo en ambulancia. Por mi preocupación y para no demorarnos, fui a buscarlo yo mismo. Cuando llegué, mi hijo ya tenía convulsiones", agregó.

"En sólo 24 horas, la picadura hizo estragos en mi hijo, que estuvo hasta hace poco en estado crítico. Gracias a Dios y a la atención de los médicos está mejor", señaló el padre de Tobías.

Por último, el hombre indicó que no es la primera vez que ve alacranes en su casa, en la que también vive su sobrino de 11 años.

"Ya fuimos picados mi mujer y yo. Estamos esperando que vengan a fumigar", concluyó.

Por su parte Diego, el abuelo del chico, reclamó la intervención de las autoridades y aseguró que lo salvó la resuelta actitud del padre, que no esperó que una ambulancia llevara el antídoto.

"Por suerte Tobías está estable y fuera de peligro. Lo salvó la lucidez del padre, que fue y vino al Posadas a buscar el antídoto y eso le salvó la vida", dijo el hombre en diálogo con Télam.

Contó además que si bien él nunca fue picado por un alacrán, sabe que en su familia hubo varios casos similares al de Tobías.

"Nosotros vivimos todos juntos, somos seis en una casa de más de 80 años. A mí nunca me picaron, pero sí a mi yerno y mi hija, por eso espero que las autoridades hagan algo para que estas cosas no sigan pasando", reclamó.

En tanto, Tobías, de cinco años, todavía lucha por su vida después de haber sido picado la semana pasada por un alacrán en su casa del barrio porteño de Palermo Soho.

El Tityus trivittatus, que habita en regiones subtropicales y templadas de América del Sur y llegó a las grandes ciudades accidentalmente por medio de transportes de madera, conquistó el Uruguay y todo el noroeste y centro argentino.

Posee un potente veneno neurotóxico con mezcla proteica que resulta peligroso para los humanos, en especial para niños menores de diez años o ancianos. Según expertos, es entre 10 y 100 veces más potente que el veneno de una serpiente de cascabel.

En lo que va de 2017 ya murieron dos niñas a raíz de una picadura de alacrán: Isabella Orellano, de cuatro años y oriunda de Villa María, e Isabella Sánchez Quevedo, de siete años, quien fue picada en Villa Carlos Paz. La hija del secretario de Gobierno de la Municipalidad de la localidad cordobesa de Malagueño, Cristian Sánchez, murió el domingo 8 de enero, presuntamente luego de haber sido picada por un alacrán.╠□Isabella Sánchez Quevedo tenía siete años y estaba viajando en auto con su familia a un cumpleaños de 15 años en la localidad de San Carlos Minas. La niña falleció a raíz de un shock cardiogénico, insuficiencia cardíaca y edema agudo de pulmón.

Comentarios