Información Gral
Jueves 07 de Septiembre de 2017

El huracán Irma causó tres muertes y devastación en el Caribe y enfila hacia Miami

A medianoche azotaba Puerto Rico luego de pasar por las islas de San Bartolomé, San Martin y Barbuda. En Florida, colas en estaciones y los súper

El ojo del huracán Irma pasaba anoche a 56 kilómetros de San Juan de Puerto Rico, la capital del país, y sus ráfagas de 160 kilómetros por hora agravaban ostensiblemente los desastres ya provocados en el territorio. Más de 600 mil personas quedaron sin energía eléctrica y casi 50 mil sin agua. Catorce hospitales utilizaban generadores mientras árboles y postes de luz derribados obstaculizaban rutas y caminos.

En las islas de San Bartolomé y San Martin el huracán causó daños materiales "importantes" y el gobierno francés esperaba un balance "duro y cruel". Se reportaron al menos dos personas muertas y otras dos heridas de gravedad, informó la ministra francesa para territorios de Ultramar, Annick Girardin.

La pequeña isla de Culebra reportó vientos sostenidos de 141 kilómetros y ráfagas de 177 km al tiempo que el gobierno de Barbuda confirmó una muerte. El 90 por ciento de las casas y del parque automotor sufrieron algún tipo de daño, reportó el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne. Midcie Francis, portavoz de la Oficina de Desastres para Antigua y Barbuda, dijo que la tormenta causó una gran devastación en la isla de unos 1.700 habitantes.

El huracán más poderoso del Atlántico del que se tenga registro destruyó casas e inundó calles en una serie de islas pequeñas en el norte del Caribe.

Irma debe impactar en la costa de Florida el fin de semana. Colas interminables en las estaciones de servicio, supermercados con estantes vacíos y escasez de agua: los habitantes de Miami corrieron ayer para abastecerse ante la llegada de la tormenta.

En el norte de la ciudad, policías vigilaban un supermercado para evitar que clientes frustrados se tomaran a golpes. Muchos salían con el carro lleno de agua mineral, pan y otros productos de primera necesidad.

"Sólo compré agua, hielo y unos pocos productos secos. Tenemos un generador y nos estamos preparando un poco", dijo Cecily Robinson a la salida de una pequeña tienda que se quedó sin agua embotellada.

"Sobreviví al huracán Andrew en Miami, al huracán Katrina, al huracán Wilma, y tengo fe en Dios y me preparo bien, pero no estoy preocupada", afirmó.

La llamada del alcalde para que los residentes se aseguraran tres días de provisiones de comida y agua rápidamente provocó sin embargo falta de productos.

"Es muy difícil esta vez, no tengo agua, no tengo nada, no tengo pan... la gente está loca, es realmente difícil", comentó otra compradora, Evelyn Olmedo.

Algunos automovilistas tenían que esperar varias horas para reponer combustible, en tanto las autoridades ordenaron suspender el cobro de peajes en las autopistas para acelerar el tráfico que avanza hacia el norte.

Las autoridades ordenaron la evacuación de los residentes desde anoche en los Cayos, el turístico archipiélago de este estado sureño que Irma debe golpear primero, de acuerdo con los pronósticos del tiempo.

Al menos 25.000 personas ya han abandonado el área, dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, quien esperaba que las partidas aumenten a medida que Irma se acerque.

"Este es mi primer huracán, tengo amigos que han estado aquí desde hace 20 a 30 años y están preocupados, así que yo también lo estoy", señaló David Amendt, que selló las puertas y ventanas de su casa en Cayo Hueso con placas de madera y chapas de metal. "No hay duda, mañana me voy, eso es seguro", dijo.

La llegada de Irma ocurre sólo dos semanas después de Harvey, que azotó Texas y Luisiana provocando masivas inundaciones.

El alcalde de Miami, Carlos Giménez, aún no ha ordenado la evacuación de zonas costeras densamente pobladas, incluyendo el centro turístico de South Beach, famoso por sus bares, restaurantes y discotecas.

Irma, que no se espera en Florida hasta el sábado, "frenó un poco" su progresión hacia la costa atlántica, explicó. Sin embargo, la alcaldía ha establecido cuatro centros de acogida en zonas de riesgo, con capacidad para 8.000 personas.

El estado de emergencia también rige en todo el territorio de Florida y se convocó a 1.000 efectivos.

Otros 6.000 miembros del cuerpo deben presentarse antes del viernes. Florida está "preparándose para asegurar que las familias estén a salvo", dijo el gobernador Scott, afirmando que Irma es un huracán "más grande, más rápido y más fuerte que el huracán Andrew", que devastó en agosto de 1992.

Comentarios