Información Gral
Martes 24 de Enero de 2017

El gobierno nacional impulsa un plan para eliminar o reducir la feria judicial

El ministro Germán Garavano blanqueó la voluntad de reformar el receso que dura todo enero en los Tribunales. Reacciones

El gobierno nacional hizo pública su intención de eliminar la feria judicial con el objetivo de mejorar el servicio de justicia en el país. El tradicional receso durante el cual los tribunales cierran sus ventanillas y dejan juzgados de turno, se extiende desde hace décadas durante los 31 días de enero a los que hay que sumar otros 15 días más en invierno.

El proyecto de suprimir o al menos reducir la feria fue ventilado por el ministro del área, Germán Garavano, quien ensayó la experiencia cuando fue fiscal general de la ciudad de Buenos Aires con un régimen de vacaciones que permitía la atención al público sin interrupciones. El plan del gobierno es colocar el tema en la agenda del año 2018.

El propio Garavano aclaró ayer que es una discusión que debe dar el propio Poder Judicial, y que "la Corte Suprema (presidida por Ricardo Lorenzetti), el Consejo de la Magistratura y el Ministerio Público Fiscal son los organismos que deben expedirse sobre el tema".

"Desde el Ministerio de Justicia vamos a colaborar con el Poder Judicial para llevar adelante las reformas necesarias para asegurar el acceso a la Justicia durante todo el año", aseguró Garavano

Apenas conocida la idea ayer se desencadenó un debate público por los medios, en el que varias personalidades se colocaron a favor y en contra. El ex camarista federal Ricardo Gil Lavedra afirmó que es "una discusión necesaria" ante la demanda de los ciudadanos de tener una justicia más cercana y accesible.

"Es muy sano que, en el marco de un programa integral de reforma de la Justicia, también se debata este tema, es una discusión necesaria", destacó.

El ex miembro del Consejo de la Magistratura Alejandro Fargosi opinó que "el Poder Judicial trabaja poco" y que a los 45 días de feria hay que sumarle en Tribunales "un horario de seis horas que no se cumple".

"Desafío a cualquiera a que vaya a las 7.45 a Tribunales a ver quien está", desafió, y se quejó de la "enorme cantidad de permisos para examen, para dar clases y para viajar" que se toman los funcionarios y agentes del Poder Judicial.

"Los que somos abogados sabemos que por estrés laboral ningún miembro del Poder Judicial se muere. El país está muy mal y uno de los sectores que más le adeuda a la sociedad es el sistema judicial", declaró por radio Mitre.

En cambio, el ex presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, Jorge Rizzo, antepuso el problema del clima. "Con la feria de invierno no habría problema, pero la del verano habría que mantenerla por un tema de salud: es imposible andar caminando por el centro con 35, 36 o 37 grados, imagínese en Santiago del Estero", dijo a Luis Novaresio en radio La Red. "Yo, por ejemplo, hace muchísimos años que estoy en una campaña para que desde diciembre a marzo los abogados no se pongan una corbata. Afortunadamente, empezó a dar resultado", mencionó Rizzo.

La feria judicial es tradición en numerosos países aunque en ninguno es tan extensa como en Argentina. Según las organización Fores (Foro de Estudio sobre la Administración de Justicia), "implica una interrupción del 18,36 por ciento anual de la labor del sector" ya que "el sistema de Justicia funciona sólo 190 días al año".

"Si a ello sumamos que se trabajan seis horas diarias, el resultado es de 132 jornadas", agregó la ONG cuyos estudios suelen ser tenidos en cuenta por el gobierno.

Durante la feria judicial, cabe aclarar, no corren los plazos legales para los procesos litigiosos que están en curso de todos los fueros, aunque los casos de urgencia son atendidos y resueltos por los funcionarios de turno.

"Eliminar la feria no sería tanto inconveniente para los jueces como para los abogados", consideró María Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, de la Asociación de Magistrados.

El secretario general del gremio de los judiciales, Julio Piumato, prefirió no difundir ninguna postura oficial desde el sindicato.

Entre otras ONG dedicadas a estas problemáticas, el representante de Acij, Fernando Bracaccini, señaló que "lo ideal sería generar un sistema de licencias para que el sistema funcione todo el año".

Más enfático, Torcuato Sozio, que conduce la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), manifestó que la feria "no tiene sustento legal ni de razonabilidad" y que es una forma de "denegación de Justicia".

El presidente del Colegio de Abogados de la ciudad de Buenos Aires, Guillermo Lipera, sostuvo que la feria "demora injustificadamente la prestación del servicio de justicia".

Lipera señaló que, en rigor, la feria se prolonga durante un total de 60 días, dos meses, dado que "la actividad deja de desarrollarse una semana antes del receso y se reanuda una después".

"No hay razón alguna para que el sistema de justicia se paralice", consideró el abogado quien opinó que habría que llevar los horarios a un mínimo de ocho horas.

Por su lado, el fiscal general de la Capital Federal, Luis Cevasco, indicó que el Ministerio Público Fiscal de la Capital "comparte conceptualmente" las consideraciones que expuso Garavano.

Entre las reformas que impulsa el gobierno, basadas en informes de Fores, figura el tema de las estadísticas, para que haya datos transparentes que permitan tomar decisiones de política judicial con sustento técnico y realizar mejoras estructurales; los arbitrajes y justicia vecinal, como métodos alternativos de resolución de conflictos para ahorrar los recursos económicos y el tiempo; la elección de jueces, iniciativa que apunta a despolitizar los mecanismos de selección, disciplina y remoción de los magistrados. En algunos proyectos ha ido avanzando.

retrato. El ministro de Justicia, Germán Garavano, recientemente en uno de los salones de la Casa Rosada

Comentarios