Información Gral
Sábado 28 de Enero de 2017

El fuego sigue castigando a Chile: devastó Santa Olga y amenaza a Concepción

Las autoridades encontraron un cuerpo a 140 kilómetros al norte de esta ciudad portuaria, lo que elevó a 11 los muertos por los incendios, los peores registrados en la historia del país.

Un total de 118 incendios forestales simultáneos siguieron consumiendo ayer el centro sur de Chile, con gigantescas lenguas de fuego que avanzaron desde cordillera a mar, tragando a su paso bosques, poblados completos, ganado, y se adentraron a la ciudad de Concepción amenazando seriamente dos condominios.

Las autoridades encontraron un cuerpo a 140 kilómetros al norte de esta ciudad portuaria, lo que elevó a 11 los muertos por los incendios, los peores registrados en la historia del país.

Entre la ayuda internacional, Argentina envió 100 brigadistas, que ya se sumaron a los trabajos de combate del fuego.

La madrugada de ayer amaneció con una leve llovizna y menor temperatura, generando esperanzas a centenares de personas de que el día sería un poco menos duro que el jueves, pero duró poco porque las llamas amenazaron seriamente a dos condominios de la zona urbana de Concepción, 500 kilómetros al sur de Santiago.

Sin embargo, a media mañana sorpresivamente surgieron altas llamas a un costado del condominio Vilumanque, parte de cuyas elegantes casas colindan con un cerro con pinos. La comunidad se organizó rápidamente y usaron sus mangueras caseras mojando el borde de sus residencias hasta que llegaron bomberos, policías y personal de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y controló la situación.

Empero, no pasó mucho rato y en el condominio aledaño El Rocío reaparecieron lenguas de fuego que avanzaron directamente hacia las 60 viviendas que colindan con el cerro y amenazaron otro centenar de casas. El trabajo de los brigadistas fue más difícil por inconvenientes como que el tendido de empresas operadoras de cable no permitía el paso de un moderno carro policial que finalmente con enormes chorros de agua apagó el fuego.

Según Conaf, desde que se adelantó el período de incendios, en noviembre último, a la fecha los siniestros han consumido 361.512, la mayoría concentradas en las últimas dos semanas.

El organismo forestal calcula sus períodos anuales de julio a junio del año siguiente: entre 2015 a 2016 fueron arrasadas 10.593 hectáreas frente a las 460.790 hectáreas consumidas entre 2016-2017.

Además los siniestros dejaron damnificadas a cerca de 3.000 personas, aunque falta cuantificar pequeñas aldeas levantadas entre los bosques y que aún no reciben ayuda. Miles de personas han sido evacuadas, pero regresan a sus viviendas al pasar el peligro, en un ciclo que se repite.

Imágenes de televisión muestran desconocidos villorrios de casas de madera levantadas entre medio de los bosques de pino y eucalipto que amanecen sentados en las afueras de sus viviendas, al lado de baldes plásticos llenos de agua, con la esperanza de detener las llamas.

Conaf informó ayer que de los 118 incendios, 65 están activos y 53 controlados, pero aunque las llamas fueron apagadas las raíces de la vegetación del área está encendida bajo tierra y al menor viento se reactiva. Sólo uno se extinguió de jueves a viernes.

Además de las 11 personas fallecidas, la última habría muerto en un bosque en llamas donde fue a buscar a parte de su ganado.

El ganado y la fauna silvestre calcinados son incontables y muchos de ellos son enterrados en fosas comunes para evitar infecciones. La mayoría son caballares, corderos y gallinas.

Más de 4.000 brigadistas chilenos con el apoyo de 46 pequeñas aeronaves y del gigantesco SuperTanker arrendado por una chilena en Estados Unidos, capaz de lanzar 73.000 litros de agua en un par de sobrevuelos, son las fuerzas con las que cuenta Chile para combatir el peor incendio en la historia del país. El domingo o lunes podría llegar un avión ofrecido por Rusia con capacidad para lanzar 40.000 litros de agua.

El jueves empezaron a llegar brigadistas extranjeros que arriesgarán sus vidas por ayudar a este país. El jueves arribó una treintena de colombianos; ayer se sumaron ocho mexicanos a los que se unirán 50 el fin de semana, además de 100 argentinos. Se espera un refuerzo global de unos 370 especialistas extranjeros, además de especialistas franceses.

El canciller Heraldo Muñoz informó que también se gestiona ayuda con Alemania, Austria, Canadá, Corea del Sur, Francia, Italia, Israel, Japón y Suecia. Agregó que su llegada "es expresión de que el mundo llega a solidarizar y a ayudar a Chile".

Comentarios