Buenos AiresBuenos Aires
Viernes 02 de Septiembre de 2016

El caso del médico que mató a un ladrón enfrenta a los vecinos de Loma Hermosa

Se suspendió "por el clima de animosidad" una marcha y oración religiosa por la paz que un sacerdote había organizado para hoy

Una marcha por la "convivencia en paz" que estaba prevista para hoy en el barrio Libertador de la localidad bonaerense de Loma Hermosa, donde un médico mató a un ladrón que lo asaltó el viernes para robarle el auto frente a su consultorio, fue suspendida por la conmoción y "el clima de animosidad" que el caso generó entre los vecinos.

El ladrón, Ricardo "Nunu" Krabler, de 24 años, vivía a cuatro cuadras de la casa de la víctima, el médico cirujano Lino Villar Cataldo, de 61 años.

El sacerdote del barrio, Alberto Benegas, dijo que "por el clima que hay de animosidad, dijimos mejor no hagamos la marcha", convocada para hoy a las 18, donde además se iba a rezar una oración por la paz.

El cura agregó que el barrio Libertador está "convulsionado" porque existen "relaciones interpersonales que son difíciles", debido a que, "desde hace un par de meses, se incrementó el delito".

El sacerdote franciscano dijo que "lo que queríamos, y que me pareció sensato cuando algunos vecinos vinieron a consultarme, era mostrar un signo de paz, de buenas relaciones interpersonales".

El cura dijo que "es como si nos hubiera ganado la violencia"; "aquí el ladrón y la víctima siempre son vecinos", indicó al referirse al barrio y una villa cercana.

El miércoles a la noche, el médico aseguró que siente "mucha vergüenza" por lo ocurrido y que tiene "mucho miedo" de que lo maten, pero "mucho más de que maten" a sus hijos como venganza.

Villar Cataldo, quien fue puesto en libertad el miércoles tras permanecer detenido por el homicidio del delincuente, explicó en el programa de televisión "Animales Sueltos" que no está "preparado para esto" porque se formó "toda la vida para otras cosas".

Dijo "entender y comprender el dolor de madre" del delincuente y que, por todo lo sucedido, tiene ganas de irse del país.

"Tengo mucho miedo, pero mucho más miedo de que maten a mis hijos. Hoy les rogaba que no salgan a la calle, que se queden todo el día adentro de casa. No sé cómo va a continuar esto, no sé cómo va a seguir la seguridad de mis hijos", dijo Villar Cataldo, aún con un hematoma en uno de sus ojos, por el golpe que recibió en la cabeza al momento del asalto.

"No sé que va a ser de mi vida de acá en adelante. Donde yo tengo el consultorio vivía mi hijo. Tuvimos que abandonar esa casa y mi hijo se quedó sin casa por las amenazas. Mis hijos me decían «papá, en el mismo momento en que vos estabas ahí y que estaba la policía, se escuchaban los tiros que tiraba esa gente al aire (como amenaza)»", contó.

Además, Villar Cataldo explicó que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, le prometió a sus hijos que "va a poner todo lo necesario" para brindarles protección.

"A mí, desde muy chiquito, siempre me enseñaron el sacrificio, el trabajo, la honestidad. Pero (los familiares del joven muerto) de eso no hablan, hablan permanentemente de agresiones, hablan de venganza, de matar, de quemar, lágrima por lágrima lo va a pagar. ¿Quién me va a proteger de todo eso?", se preguntó.

"Tengo ganas de irme del país o irme a vivir al interior con toda mi familia", señaló Villa Cataldo, quien agregó que "nunca más" quiere tocar un arma de fuego y le sugirió "a la gente, que no compre nunca un arma".

"Pero también es cierto que nos atacan permanentemente. Uno tiene que vivir en la provincia de Buenos Aires, en los lugares donde yo atiendo, por ejemplo en Loma Hermosa. Yo he tenido más de cinco o seis episodios (de robo)", explicó.

El hecho sucedió el viernes de la semana pasada a las 21, en el cruce de El Ombú y El Pensamiento, en Loma Hermosa, cuando Villar Cataldo salía de su consultorio a bordo de su Toyota Corolla y fue abordado por un joven armado con un pistolón, el cual, se determinó luego, no estaba cargado.

En su descargo, el médico dijo que el asaltante lo golpeó en la cabeza, lo sacó del auto tomándolo de la ropa, luego lo embistió pisándole las piernas con la rueda delantera derecha cuando dio marcha atrás con el vehículo y que, estando él tirado en la vereda, y le apuntó con un pistolón y le dijo: "¡Te voy a matar hijo de puta!".

Ayer, desde el grupo de Facebook "Nunu por siempre presente", se renovaron los mensajes con amenazas al médico, que había iniciado un hermano del ladrón muerto.

Comentarios