Información Gral
Miércoles 12 de Julio de 2017

El arzobispo de La Plata dice que él habría mandado a un cura a casar a Messi en la fiesta

"No es lo que se debe hacer, pero pueden concederse excepciones", sorprendió ayer monseñor Héctor Aguer sobre la boda en Rosario

El arzobispo de la ciudad bonaerense de La Plata, monseñor Héctor Aguer, aseguró que hubiera hecho una "excepción" para casar al astro futbolístico de Barcelona y la selección argentina Lionel Messi y Antonela Roccuzzo en el Complejo del Casino City Center Rosario, luego de que el Arzobispado de esta ciudad se negara a celebrar la ceremonia religiosa en el lugar donde se hizo la fiesta el 30 de junio, informaron ayer fuentes eclesiásticas.

"¿Qué hubiera hecho yo? Hubiera enviado a un sacerdote que hiciera el rito matrimonial en la fiesta. Esto no es lo normal, no es lo que se debe hacer, pero pueden concederse excepciones; el bien de las personas puede privilegiarse a ciertos reglamentos, a ciertas costumbres. Para eso están las dispensas", aseguró Aguer, según publicó la Agencia Informativa Católica Argentina (Aica).

El delantero de la selección argentina y su esposa se casaron por civil el viernes 30 de junio en Rosario en una multitudinaria fiesta en el Casino City Center, pero no pudieron celebrar el matrimonio religioso porque el Arzobispado de esta ciudad no autorizó que un representante de la Iglesia oficiara una ceremonia fuera del ámbito religioso.

messi.jpg
Ya declarados "oficialmente" marido y mujer.  
Ya declarados "oficialmente" marido y mujer.
messiboda.jpg
Lionel y Antonela recibieron una nube de flashes y dejaron atónitos a los periodistas presentes.
Lionel y Antonela recibieron una nube de flashes y dejaron atónitos a los periodistas presentes.

Messi y Roccuzzo habían decidido no asistir a la Catedral para la ceremonia religiosa por cuestiones de seguridad, según familiares. "Me atrevo a decir esto porque a veces nosotros, los curas, los obispos, ponemos muchas trabas, burocratizamos excesivamente el acceso al sacramento del matrimonio", aseveró el arzobispo bonaerense. Aguer señaló que debería haberse tratado "el caso especial de un personaje como Messi" y destacó que los novios habían mostrado la "inquietud" de casarse por Iglesia, "ya que son cristianos".

"A pesar de las obligaciones del gran futbolista, alguien podía haberse interesado en verlos, y explicarles qué significa el matrimonio cristiano. Ellos están bautizados, son católicos y recibir un nuevo sacramento de la Iglesia para ellos podía ser un paso espiritual importante, una ocasión para confesarse, recibir la absolución, recibir también la comunión", alegó. "Creo que ellos han querido hacer definitiva esa unión, sólo que la libreta colorada (del Registro Civil) hoy no dice mucho, no sirve en realidad porque el matrimonio civil, como se sabe, se ha convertido en un contrato provisorio y no es más un matrimonio como debe ser según el orden natural; mucho menos según la tradición cristiana", expresó Aguer y manifestó su "alegría" por la pareja.

En tanto, el arzobispo se mostró esperanzado de que Messi y Antonela puedan contraer matrimonio religioso en el futuro.

"Espero que ellos encuentren, no sé si en Barcelona o en dónde, una capillita escondida donde vayan y hagan ese «trámite», que es un paso espiritual y una bendición para su familia", concluyó.

messi111.jpeg


La iglesia se negó a casarlos en el casino

Lionel Messi y su novia Antonela Roccuzzo no se casaron finalmente por la Iglesia debido a que el Arzobispado rosarino no lo autorizó a armar una capilla en el Complejo del Casino City Center, informaron fuentes eclesiales locales, y tampoco lo hicieron en la Catedral de Rosario por razones de seguridad.

"Messi y Antonela Roccuzzo pidieron un turno para casarse en la Catedral, un lugar en el que finalmente los novios y sus familias desistieron de hacer la ceremonia religiosa por cuestiones de seguridad", abundaron allegados a los contrayentes y fuentes de la Iglesia de Rosario.

Luego los novios pidieron a la Iglesia rosarina casarse en una capilla que podrían improvisar en el Complejo del Casino City Center, donde el director del Registro Civil los casó el viernes 30 de junio, pero no fueron autorizados porque "la jerarquía está muy reacia a autorizar ceremonias fuera de las parroquias, iglesias, templos, capillas y otro ámbito religioso, sobre todo en un sacramento como el del matrimonio", reveló un vocero del círculo íntimo del arzobispo rosarino, Eduardo Martín. En este sentido, una vocera de la jerarquía eclesiástica rosarina confió que "lo de la capilla en un casino fue rechazado por una cuestión histórica, siempre hay mucha resistencia de la Iglesia al juego y mucho más en un caso de tanta exposición mediática". Otra piedra en los zapatos de Lío y Antonela en su camino hacia el altar habría sido que no hicieron el cursillo de preparación prematrimonial, algo que fue descartado de plano por un portavoz de la Iglesia rosarina: "Lo del cursillo me parece poco probable porque hoy en día siempre se resuelve de una manera «fraterna», salvo que el cura de la zona sea un preconciliar".

Otra opción habría sido que los novios se casaran en la iglesia más cercana al Casino City Center, que es la Parroquia San Martín de Porres, situada en la esquina de Cabildo y Buenos Aires, en el arrabalero barrio de La Carne, del extremo sur rosarino, un lugar que habría sufrido similares condiciones de inseguridad por las que descartaron casarse en la céntrica Catedral.

Y otra alternativa habría consistido en celebrar el matrimonio en la iglesia más cercana al barrio La Bajada, de donde son oriundos los novios, que es la Parroquia Nuestra Señora de las Nieves, situada en Buenos Aires y Esteban de Luca, en un extremo del campo del ex Batallón de Comunicaciones 121 y frente a la Escuela Número 66 General Las Heras, donde hizo Lío la primaria. Una fuente del Arzobispado contó que "se negó este pedido porque antes se negó también a otras personas. No autorizan ceremonias fuera de ámbitos religiosos por cuestiones sacramentales, pero mucho menos en un lugar así".


Comentarios