Información Gral
Miércoles 22 de Febrero de 2017

EEUU: desaparecen los opiáceos en los centros para veteranos de guerra

Las autoridades federales de Estados Unidos han redoblado las investigaciones sobre los centros médicos del Departamento de Asuntos de Veteranos relacionadas con la desaparición de medicamentos opiáceos.

Las autoridades federales de Estados Unidos han redoblado las investigaciones sobre los centros médicos del Departamento de Asuntos de Veteranos relacionadas con la desaparición de medicamentos opiáceos.

Desde 2009 se ha registrado un brusco aumento de los robos de estos fármacos, la desaparición de recetas o el consumo no autorizado por parte de empleados del Departamento, según datos del gobierno a los que tuvo acceso The Associated Press.

Médicos, enfermeras o personal farmacéutico en hospitales federales —la inmensa mayoría en el sistema para veteranos— sustrajeron sustancias controladas para consumo propio o su venta irregular, o los fármacos destinados a los pacientes simplemente desaparecieron.

Para agravar el problema, algunos hospitales de veteranos han llevado un control poco riguroso de las existencias.

Las inspecciones por sorpresa determinaron que cuatro centros se habían saltado las inspecciones mensuales de medicamentos almacenados o les faltaban otros requisitos, según auditores del Congreso. En opinión de los investigadores, la cifra refleja problemas en toda la red de más de 160 centros médicos y 1.000 clínicas, y eso después de que los auditores llevaran al menos desde 2009 alertando sobre la escasa supervisión.

"El robo de fármacos es un motivo de preocupación'', dijo Jeffrey Hughes, inspector general asistente en funciones del Departamento para investigaciones. Las inspecciones mensuales podrían ayudar al Departamento de Asuntos de Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) a erradicar los delitos.

Tanto la oficina del inspector general como la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) dijeron haber aumentado su vigilancia sobre el robo de medicamentos de VA, y la DEA informó de más investigaciones penales.

No está claro que el problema sea mayor en VA que en instituciones privadas, donde expertos médicos y las fuerzas de seguridad también informan de un aumento de los robos. La tendencia coincide con un problema generalizado en Estados Unidos de consumo excesivo de opiáceos.

Sin embargo, la agencia de veteranos se ve bajo un escrutinio especial de legisladores y el público, dada la estima de los estadounidenses por los ex militares a los que atiene la agencia y debido a problemas anteriores en el Departamento, especialmente un escándalo de 2014 sobre las listas de espera en el que algunos pacientes murieron a la espera de tratamiento.

``Esos empleados del VA a los que se confía el servicio a los veteranos heridos y enfermos de nuestra nación deben atenerse a un estándar más alto'', dijo Joe Davis, portavoz de los veteranos.

Comentarios