Información Gral
Viernes 08 de Mayo de 2009

Echan a alumno de un colegio católico de Paraná por tener un preservativo

Así lo denunció Roxana Cogno, mamá de un chico de 15 años, quien hasta la semana pasada fue alumno de la escuela que funciona en el Instituto del Seminario Arquidiocesano en Paraná. Las autoridades del colegio tildaron al chico de "inmoral". La mujer no ocultó su indignación al comentar el hecho que la obligó a reubicar a su hijo en otro establecimiento. Ya intervino el Inadi.

Un chico de 15 años fue calificado de "inmoral" y expulsado del instituto escolar que funciona en el Seminario Arquidiocesano de Paraná porque tenía un preservativo en un bolsillo, reveló hoy la madre del estudiante.

El alumno cursa 9 año en esta "escuela de aprendizaje integral de la vida cristiana" -como se señala en la página web del Seminario- y tuvo que ser reubicado en otro establecimiento por disposición de las autoridades del seminario.

La delegada en Entre Ríos del Inadi, Cristina Ponce, reconoció hoy a Télam que la situación "es muy contradictoria y altamente compleja".

"Mientras desde el Estado se encaran campañas para preservar la salud sexual de los chicos y se los instruye para evitar embarazos no queridos o enfermedades como el SIDA, ocurren estas cosas" explicó.

Calificó a lo ocurrido como un "contrasentido, porque la actual ley de educación contempla la educación sexual y reproductiva de los jóvenes", aunque reconoció que deberá analizarse la situación para ver si encuadra dentro de la reglamentación específica del instituto.

Ponce dijo que hasta ahora no ha recibido ninguna denuncia de parte de los padres del chico, pero anticipó que hoy se comunicará con las autoridades del Consejo General de Educación (CGE) de la provincia, para conocer más detalles de lo ocurrido.

“Esto ocurrió hace un par de semanas y según lo que me informó la vicerrectora, un docente advirtió que mi hijo guardaba algo en el bolsillo y cuando le exigieron que mostrara lo que era, exhibió una cajita en la que suelen vender los profilácticos en cualquier kiosco y tenía uno en su interior. Se lo acababa de pasar otro chico en el aula y mi hijo lo agarró por curioso, pero como lo vieron a él, lo sancionaron. Realmente no me interesa el tema de que el otro pibe se lo haya pasado y lo responsabilizaron a mi chico, yo creo que lo más lamentable es que en todo momento, mientras me daban plazo de una semana para reubicarlo en otra escuela, lo tildaron de inmoral y de tener actitudes inmorales”, dijo Roxana Cogno, mamá del alumno expulsado. 

La mujer añadió: “Quedó en claro que en ningún momento hubo exhibición ni bromas con esa cajita ni con su contenido, solo un chico que se la pasa a otro para que lo vea y por este motivo a mi hijo, a quien en nuestra casa, mi marido y yo le hablamos claro sobre educación sexual y sabiendo que es un buen pibe, deportista, que incluso está casi profesionalmente en un equipo de fútbol, le tenemos que plantear las realidades de la vida tal cual son y ahora tengo en casa a un muchacho que se pregunta traumatizado sobre su inexistente conducta inmoral que le quisieron imponer con esta acusación, a la que llegaron después de una reunión con el Consejo Consultivo”.

“Lo que me dijeron las autoridades es que no cabía ninguna elasticidad en la medida; 'tengo que actuar sobre los hechos', me dijo la vicerectora, y todo terminó avalado por el director, el padre Horisberger”, prosiguió Roxana.

Finalmente, manifestó: “Tengo un hijo deportista, sano, no fuma, no toma, no tenía amonestaciones y soy consciente que lo tengo que acompañar con una buena educación sexual en su despertar y lamentablemente existen otras personas que me quieren convencer de que es un inmoral o un monstruo no digno de seguir compartiendo un aula”.

Comentarios