bariloche
Viernes 12 de Agosto de 2016

Dos policías presos y cinco imputados por el crimen de un compañero

El cuerpo del policía Lucas David Muñoz, de 29 años, que fue encontrado en las afueras de la ciudad rionegrina de Bariloche luego de permanecer 27 días desaparecido, fue sometido ayer a una autopsia en la morgue local, a la que fue trasladado desde la escena del hallazgo, que fue peritada por expertos en criminalística. Hay siete policías imputados por el crimen. Fuentes judiciales y policiales informaron que peritos de Criminalística y Estudios Forenses de Gendarmería Nacional realizaron ayer un estudio del cadáver en la ruta 40 cerca de Circunvalación, en las afueras de Bariloche donde fue encontrado .

El cuerpo del policía Lucas David Muñoz, de 29 años, que fue encontrado en las afueras de la ciudad rionegrina de Bariloche luego de permanecer 27 días desaparecido, fue sometido ayer a una autopsia en la morgue local, a la que fue trasladado desde la escena del hallazgo, que fue peritada por expertos en criminalística. Hay siete policías imputados por el crimen. Fuentes judiciales y policiales informaron que peritos de Criminalística y Estudios Forenses de Gendarmería Nacional realizaron ayer un estudio del cadáver en la ruta 40 cerca de Circunvalación, en las afueras de Bariloche donde fue encontrado .

En el lugar se hallaba también el hermano del policía, Javier Muñoz, con los abogados de la familia, Alejandro Pschunder y Karina Chueri, quienes en declaraciones a los medios locales indicaron que según algunos indicios el cuerpo de Lucas fue "plantado" en el lugar luego de permanecer escondido en un sitio cercano a la ruta a El Bolsón.

El policía hallado muerto trabajaba en la Comisaría 42, cerca de donde fue encontrado el cadáver -una de las jurisdicciones más complejas de Bariloche- y fue visto por última vez el jueves 14 de julio al mediodía, cuando iba a cubrir su puesto uniformado y con el arma reglamentaria.

Una cámara de seguridad particular lo grabó en cercanías de la pensión en la que se alojaba y dos policías de una patrulla peatonal fueron los últimos en verlo vivo a 400 metros de la seccional, cuando conversaba con alguien que se hallada adentro de un auto gris, probablemente un Chevrolet Corsa. Por denuncias públicas de sus padres, Benjamín Muñoz y Alicia Ocares, y de sus hermanos, Javier y Paola, la investigación a cargo de Campana y del fiscal Guillermo Lista se orientó hacia un presunto encubrimiento y obstrucción por parte de la policía, línea que es investigada por el fiscal Govetto.

Ese fiscal imputó a siete policías -tres comisarios, un subcomisario, dos oficiales y un suboficial- por encubrimiento agravado y obstrucción de la Justicia.

Entre los imputados, ordenó detener al sargento Néstor Meyreles y al oficial principal Luis Daniel Irusta.

Se comprobó que Meyreles compró un chip y generó un número a nombre de Muñoz con su propio documento de identidad al día siguiente de su desaparición, en la localidad rionegrina de Colonia Catriel, a 600 kilómetros de Bariloche.

La hipótesis que guía la causa es que presuntamente quiso sembrar pistas falsas.

Comentarios