Información Gral
Viernes 03 de Septiembre de 2010

"Dios no creó el universo"

En su nuevo libro el físico dice que la Tierra "no fue hecha sólo para complacer a los seres humanos"

Según el físico y matemático británico Stephen Hawking, no fue necesaria la presencia de Dios para la creación del universo. En su nuevo libro “The Grand Design”, que se podría traducir como “El gran diseño”, el científico dijo que el universo se explica mediante una serie de teorías complejas.
  Del mismo modo que el darwinismo eliminó la necesidad de un creador en el campo de la biología, el conocido astrofísico afirma en su obra, de próxima publicación, que las nuevas teorías científicas hacen redundante el papel de un creador del universo.
  En pasajes publicados ayer por el diario británico The Times, Hawking escribió que “no es necesario invocar a Dios... para que el universo exista”.
  “En vista de que hay una ley como la de la gravedad, el universo puede crearse y se creará a partir de la nada. La creación espontánea es la razón por la que hay algo en lugar de nada, por la que existe el universo, por la que nosotros existimos”.
  “The Grand Design”, que según sus editores es la primera gran obra de Hawking en casi una década, refuta la teoría de Isaac Newton de que Dios tuvo necesariamente que participar en la creación porque nuestro sistema solar no pudo haber salido del caos simplemente gracias a la naturaleza.
  Hawking, sin embargo, sostiene que no es tan sencillo. Para entender el universo, sostiene, es necesario conocer cómo y por qué se comporta como lo hace, llamando a esa búsqueda “la pregunta máxima de la Vida, el Universo y Todo”.
  “Vamos a tratar de contestarla con este libro”, escribió. “A diferencia de la respuesta dada en «The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy» (Guía del viajero galáctico), la nuestra no será simplemente «42»”. La 42 es una respuesta deliberadamente absurda a la llamada pregunta máxima, elegida por el autor de ciencia ficción Douglas Adams.
  Hawking, reconocido por su trabajo sobre los agujeros negros, dijo que el descubrimiento en 1992 de otro planeta orbitando una estrella que no es el Sol hace que “las coincidencias de nuestras condiciones planetarias ... sean mucho menos notables y mucho menos convincentes como pruebas de que la Tierra fue diseñada cuidadosamente, sólo para complacer a los seres humanos”.
  En su libro de 1988 “Una breve historia del tiempo”, de gran éxito de ventas, Hawking pareció aceptar la posibilidad de un creador, al decir que el descubrimiento de una teoría completa sería “el triunfo máximo de la razón humana, ya que entonces conoceríamos a la mente de Dios”.
  Con “The Grand Design”, sin embargo, el científico se aleja de su opinión anterior, diciendo que la física puede explicar cosas sin necesidad de un “creador benévolo que creó el universo en nuestro beneficio”.
  Hawking se jubiló el año pasado como profesor titular de la Cátedra Lucasiana de Matemática de la Universidad de Cambridge, después de 30 años en el cargo. Uno de los primeros titulares de la cátedra fue Newton.
  El nuevo libro, escrito junto con el físico estadounidense Leonard Mlodinow, será puesto a la venta el 9 de septiembre por la editorial Bantam Press.

Y otros universos. Desde 1974, el científico ha trabajado para ligar las dos piedras angulares de la física moderna: la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein, relacionada con la gravedad y los fenómenos a gran escala, y la Teoría Cuántica, que cubre las partículas subatómicas.
  En su nuevo libro, Hawking no excluye la posibilidad de que haya vida también en otros universos y señala que la crítica está próxima a elaborar una teoría de todo, un marco único capaz de explicar las propiedades de la naturaleza.
  Eso es algo, recuerda The Times, que han estado buscando los físicos desde la épica de Einstein, aunque hasta el momento ha sido imposible reconciliar la teoría cuántica, que da cuenta del mundo subatómico, con la de la gravedad, que explica la interacción de los objetos a escala cósmica.
  Hawking aventura que la llamada teoría-M, proposición que unifica las distintas teorías de las supercuerdas, conseguirá ese objetivo.
  “La teoría-M es la teoría unificada con la que soñaba Einstein. El hecho de que nosotros, los seres humanos, que somos tan sólo conjuntos de partículas fundamentales de la naturaleza, estemos ya tan cerca de comprender las leyes que nos gobiernan y rigen el universo es todo un triunfo”, escribe el astrofísico.
  El físico da a entender que en lugar de ser una ecuación única, la teoría-M puede consistir en “toda una familia” de teorías inscriptas en un marco teórico consistente, del mismo modo en que distintos mapas (políticos, geográficos, topológicos) pueden referirse a una sola región sin contradecirse entre sí.
  Hawking, que sólo puede hablar a través de un sintetizador de voz conectado a una computadora, tiene una distrofia neuromuscular que lo ha dejado prácticamente paralizado.
  El científico de 68 años comenzó a sufrir la enfermedad cuando tenía poco más de 20 años pero logró convertirse en una de las autoridades científicas mundiales, y también ha tenido participaciones estelares en “Star Trek” y en las series animadas “Futurama” y “The Simpsons”. l

Comentarios