Información Gral
Sábado 12 de Agosto de 2017

Diecisiete países europeos están afectados por huevos contaminados de insecticida

Un total de 17 países se encuentran afectados por el escándalo de los huevos contaminados con el insecticida fipronil, confirmó la Comisión Europea.

Un total de 17 países se encuentran afectados por el escándalo de los huevos contaminados con el insecticida fipronil, confirmó la Comisión Europea.

Los huevos, producidos en Bélgica y Países Bajos, han sido distribuidos también en Alemania, Suecia, Francia, Reino Unido, Austria, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y Dinamarca.

Además, dos países no miembros de la UE, Suiza y Hong Kong, también recibieron huevos contaminados con fipronil procedentes de granjas avícolas en Bélgica y Holanda.

Francia, por ejemplo, importó casi un cuarto de millón de huevos contaminados entre abril y julio. Una partida de 196.000 huevos belgas contaminados se vendió entre abril y mayo y se consumieron "sin que se observara ningún impacto sobre la salud", afirmó el Ministerio de Agricultura galo.

Otros 48.000 huevos contaminados procedentes de Holanda fueron importados por Francia en julio. Los productos no consumidos ya han sido retirados de la venta una vez que estalló el escándalo.

La Comisión Europea anunció que habrá una reunión a nivel de ministros el 26 de septiembre para "sacar las lecciones relevantes" del escándalo. El ministro de Alimentación alemán, Christian Schmidt, reclamó que la reunión se adelante hasta principios de ese mes.

Además, la presidencia del Consejo de la UE ofreció introducir el tema del fipronil en el orden del día del próximo consejo de ministros de la UE, declaró Schmidt.

El fipronil es una sustancia tóxica que se usa para combatir piojos, ácaros y garrapatas, entre otros parásitos, en perros y otros animales. El consumo excesivo del insecticida puede causar daños en el hígado, la glándula tiroides y los riñones.

Según el Ministerio de Agricultura de Francia, los bajos niveles de fipronil en los huevos contaminados, teniendo en cuenta los hábitos alimenticios franceses, hacen que el riesgo para la salud humana sea muy bajo.

La oficina de seguridad alimentaria francesa, Anses, indicó que un adulto de 70 kilos tendría que consumir al menos diez huevos para resultar gravemente intoxicado y que incluso en ese caso los efectos serían "generalmente benignos".

Actualmente se da por hecho que fue un fabricante belga el que añadió fipronil a un producto de limpieza común y más tarde lo vendió a empresas holandesas y alemanas, desde donde pasó a los otros países. Dos hombres fueron arrestados en Holanda, de la compañía ChickFriend.

Comentarios