Información Gral
Viernes 08 de Septiembre de 2017

Devastación, furia y al menos 10 muertos por el huracán Irma en islas del Caribe

Los daños en Barbuda, Anguila y San Martín son catastróficos. Cuba y Dominicana evacuaron a miles de turistas. Más de un millón de afectados

El huracán Irma destruyó viviendas, arrancó árboles y se cobró ayer la vida de una cantidad aún no precisada de habitantes de las islas del Caribe, donde distintas autoridades calculan la cifra de afectados por lluvias e inundaciones en más de 1,2 millón de personas.

Mientras, siguiendo al parecer la misma ruta oeste-noroeste sobre el mar, el huracán José alcanzó la categoría tres y mantuvo en alerta a la mayoría de las naciones caribeñas, según informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Con vientos de 290 kilómetros por hora y rachas superiores, Irma dejó tras de sí casas destruidas, calles inundadas y árboles arrancados de raíz. Los daños en las islas Barbuda, Anguila y San Martín se consideran catastróficos y algunas zonas inhabitables.

Embed



Miles de turistas en el Caribe resultaron afectados por el paso del huracán. En la República Dominicana las autoridades evacuaron a unos 7.500 extranjeros, mientras en Cuba fueron reubicados al menos 36.000 vacacionistas, en su mayoría canadienses.

Cuatro personas murieron en las Islas Vírgenes estadounidenses, indicaron las autoridades. Por su parte, el primer ministro galo, Edouard Philippe, dijo que en el territorio de ultramar San Martín fueron halladas cuatro personas muertas. En cambio, en la isla de San Bartolomé no se han reportado fallecimientos, dijo.

Pocas horas antes, el ministro del Interior francés, Gerard Collomb, habló de ocho fallecidos y unos 50 heridos. Según autoridades locales, el 95 por ciento de las casas de San Martín resultaron dañadas y el 60 por ciento está inhabitable.

"La electricidad se cortó, no hay agua potable, no hay combustible disponible", aseguró Philippe. "Las calles están bloqueadas y solamente pueden ser transitadas de forma parcial, pese a que comenzaron las primeras labores de reconstrucción".

El ministro del Interior holandés, Roland Plasterk, reportó un muerto y un número no precisado de heridos en la isla de San Martín, que pertenece a los Países Bajos con el nombre de Saint Maarten, donde la comunicación es extremadamente difícil.

"Esto es una catástrofe. El 95 por ciento de la isla está destruida", afirmó el presidente del Consejo Territorial de San Martín, Daniel Gibbs.

Mientras tanto, en el territorio británico de ultramar Anguila y en Barbuda perecieron dos personas.

Uno de los fallecidos en Barbuda es un niño de dos años, que pereció cuando su familia intentó escapar de una vivienda dañada. Aproximadamente 60 por ciento de los cerca de 1.400 habitantes de la isla perdieron sus viviendas por la tormenta.

El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, dijo que la recuperación podría tardar meses si no años. Los isleños estaban muy pendientes del otro huracán, José, ante el peligro de que de que azote el fin de semana el noreste del Caribe.

"Nuestra casa fue levantada, las puertas y las ventanas arrancadas y debimos salir", relató Henrietta Hopkins, habitante de Codrington, Barbuda, a un canal de televisión.

"¿Cómo seguiremos viviendo ahora? Todo está destruido, ya no tenemos casa", dijo una mujer joven con la voz partida. "Toda mi casa se ha desplomado. Le agradezco a Dios aún estar con vida", contó por su parte Loreen Baltimore.

Soldados de la Marina holandesa arribaron con los primeros cargamentos humanitarios a San Martín,para ayudar en la reconstrucción del puerto y del aeropuerto. Se enviaron alimentos y agua potable para los casi 40.000 habitantes de la isla.

En República Dominicana Irma dejó calles anegadas, árboles caídos y techos arrancados. Más de 2.000 viviendas resultaron dañadas y unas 6.800 personas buscaron refugio en alojamientos de emergencia o en casas de parientes y amigos, según la Defensa Civil.

Cuba

Ante la proximidad de Irma, la Defensa Civil de Cuba decretó "alarma, máximo nivel preventivo", en siete de sus 15 provincias, en las cuales fueron evacuados 10.000 turistas extranjeros. La medida afecta a "Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Las Tunas, Camagüey y Ciego de vila", todas en el este y centro de la isla.

La "fase de alarma" prohíbe la circulación innecesaria de vehículos y personas, la desconexión preventiva del servicio eléctrico, insta a las personas a estar constantemente informadas, y ponen en alerta a brigadas de socorristas y servicios médicos.

En "fase de alerta" se mantienen las provincias centrales de Villa Clara, Sancti Spiritus y Cienfuegos, y la occidental de Matanzas.

Deben mantenerse en "Fase informativa" La Habana, con sus dos millones de habitantes, y las pequeñas provincias de Mayabeque y Artemisa.

En Baracoa, en el extremo oriental de Cuba, anoche comenzaban a sentirse las primeras marejadas provocadas por Irma.

Comentarios