Información Gral
Martes 12 de Septiembre de 2017

Conmoción en Mendoza por el caso de una joven que atropelló y mató a su novio

Fue a la salida de un boliche donde habían empezado a discutir. Ella subió al auto y cuando él trató de impedir que se marche, lo arrolló

Enorme conmoción generó en San Rafael de Mendoza la muerte de un jugador de rugby, Genaro Fortunato, de 25 años, luego de ser atropellado por quien era su pareja, Julieta Silva, de 29, a la salida de un boliche el domingo a la madrugada.

Los testimonios de quienes presenciaron el hecho podrían complicar a la imputada quien ayer permanecía internada en el área de psiquiatría del hospital Schestakow, adonde fue trasladada luego de un breve paso por la dependencia policial de Las Paredes, distrito del departamento de San Rafael.

La fiscal Andrea Rossi le imputó a Silva el delito de "homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía", y la pena que podría recibir si es condenada es de prisión perpetua. La joven continuará detenida en la penitenciaría de San Rafael tras ser dada de alta del hospital Schestakow donde fue alojada en el ala de psiquiatría.

La fiscal Rossi confirmó que había colectado suficientes elementos para imputar a la mujer tras analizar "cámaras de seguridad de la zona y tomado testimoniales de personas que estuvieron en el lugar". "Fortunato no habría sido embestido en dos oportunidades como trascendió", aclaró sin embargo la fiscal ante versiones de que la joven luego de atropellar por primera vez a su novio giró en U con su vehículo y lo volvió a arrollar, pasándolo por arriba y hundiéndole el cráneo.

Fortunato y Silva salían desde hacía entre uno y dos meses. "La relación entre ellos era un tanto enfermiza. La mayoría de las personas que estaban alrededor decían que él y ella se agredían siempre, como pasó en el boliche en el que estuvieron la última noche", describió Bibiana, una amiga del rugbier que habló con radio La Red Mendoza, desde San Rafael.

Bibiana, quien aseguró haber estado la madrugada fatídica en el boliche La Mona, afirmó que un mensaje de texto desencadenó la discusión y la ira de la joven. "Cerca de las tres, él recibió un mensaje de texto de otra chica, Agostina Quiroga, que salía antes con él y que está embarazada de cuatro meses", dijo Bibiana.

"Ambos empezaron a discutir por ese mensaje, empezaron a pegarse, agresivamente, dentro del boliche", contó Bibiana.

Según la testigo, la pareja salió al estacionamiento siguiendo la discusión. Ella se encerró en su auto, y él, para impedir que se vaya, se arrojó arriba del capó. "Ella acelera, él cae, se pega en la cabeza, ella hace una "U" y vuelve y pasa sobre él. Fue terrible", contó la amiga del rugbier.

Ayer, en consonancia con este relato, se conoció el testimonio de una joven que sugirió estar embarazada del joven rugbier.

Agostina Quiroga, jugadora de hockey de Belgrano Rugby Club, también de San Rafael, escribió en su página de Facebook mensajes supuestamente dedicados a Fortunato y donde expresó que estaría embarazada del joven rugbier.

"Así eras vos... Siempre tan feliz, tan jodón, tan vos.. así quiero que te conozca Fran.. un pedacito tuyo quedó acá y estoy feliz de que sea yo quien lo de", escribió en un texto que acompañó con una foto de Fortunato.

A través de las redes sociales, la joven manifestó su amor hacia el rugbier y expresó: "Yo sé que Dios necesitaba un ángel que lo hiciera reír, que organizara fiestas y todo eso que a vos te salía muy bien. No sé por qué tan temprano te fuiste, no lo entiendo todavía.. solo él sabe lo mucho que te amé siempre y que era capaz de hacer cualquier cosa con tal de que no dejaras de sonreír".

"Te fuiste y me arrancaste un pedazo de mi corazón y ese dolor lo voy a llevar para toda la vida.. te amo Franchu y lo voy a hacer siempre", indicó.

La autopsia determinó que la muerte de Fortunato se produjo por aplastamiento de cráneo.

Hasta ayer a la tarde la causa estaba caratulada como "averiguación homicidio" pero luego la fiscal agravó el título por "homicidio doblemente calificado".

Uno de los testigos clave es un cuidacoche que presenció el momento en que Silva atropelló a Genaro. La joven quedó dentro del auto, como shockeada. Fue sacada por la policía que llegó hasta lugar. Genaro continuaba tirado en el piso hasta que un médico que llegó en una ambulancia constató que estaba muerto.

Ahora se aguardan las pericias criminalísticas para saber si alguno de los dos estaba alcoholizado o bajo el efecto de drogas.

Genaro Fortunato era jugador del Belgrano Rugby Club de San Rafael, entidad que posteó en sus redes sociales una foto en la que enviaba sus condolencias a la familia. Como este mensaje del club, Facebook se vio plagado de publicaciones similares, algunas de amigos, otras de compañeros y de personas que no lo conocían. Al mismo tiempo, otros clubes se sumaron a las condolencias y al pedido de justicia.

Comentarios