Información Gral
Sábado 24 de Junio de 2017

Confirman que la torre londinense ardió por la explosión de una heladera

El edificio, ubicado en el barrio de North Kensington, en el oeste de Londres, y formado en su mayoría por apartamentos de protección oficial, en el que vivían entre 400 y 600 personas

El incendio declarado hace nueve días en un edificio de Londres, que dejó al menos 79 muertos o desparecidos, se desató a raíz de una heladera defectuosa que ardió y luego se propagó en pocos minutos por los 24 pisos de la torre, confirmó ayer la policía británica.

La superintendente Fiona McCormack, de la Policía Metropolitana de Londres (Met), dijo en una declaración a los medios que el revestimiento que tenía la torre Grenfell no cumplía con las pruebas adecuadas de seguridad.

El edificio, ubicado en el barrio de North Kensington, en el oeste de Londres, y formado en su mayoría por apartamentos de protección oficial, en el que vivían entre 400 y 600 personas, se incendió con gran rapidez.

La responsable policial indicó que la heladera era modelo Hotpoint FF175BP y que no se había retirado del mercado por temores sobre su seguridad, como se especuló.

Según testigos, un residente había comentado a otros vecinos de la torre Grenfell que el fuego empezó por un problema con un enchufe.

Sobre el polémico revestimiento que tenía la torre, que al parecer contenía polietileno —altamente inflamable—, McCormack se limitó a decir que no cumplía con "las pruebas de seguridad".

"Lo que se nos está diciendo en este momento (...) es que el revestimiento y el (material) de aislamiento no superaron todas las pruebas de seguridad", agregó la superintendente.

Como parte de la investigación, McCormack dijo que la policía estudia presentar cargos de homicidio y que confiscó documentos y materiales de varias organizaciones.

En este sentido, todas las empresas que participaron en la construcción y en la renovación del edificio realizada el año pasado están siendo investigadas, indicó la superintendente.

La primera ministra británica, Theresa May, informó ayer que cada adulto que vivía en el edificio del oeste de Londres está recibiendo 500 libras (565 euros) en efectivo, un subsidio que los damnificados no tendrán que devolver.

Los afectados podrán, además, vivir en pisos similares en la misma zona de la capital británica, pero ninguno estará obligado a residir en un lugar que no quiera.

Comentarios