Información Gral
Martes 17 de Enero de 2017

Cinco muertos en un tiroteo dentro de una fiesta electrónica en Playa del Carmen

Un hombre abrió fuego y fue repelido por dos custodios durante un festival en una disco de la ciudad mexicana. Cuatro víctimas son extranjeras

Un tiroteo ocurrido la madrugada del lunes durante un festival de música electrónica en la turística localidad de Playa del Carmen, en el este de México, causó cinco muertos -entre ellos varios extranjeros-, informaron autoridades que dieron cuenta además de 15 heridos.

Aparentemente, una persona abrió fuego mientras dos agentes internos de seguridad repelieron el ataque con disparos, lo que provocó una estampida en la Discoteca Blue Parrot durante el festival BPM, informó en conferencia de prensa Miguel Angel Pech, fiscal del estado de Quintana Roo -al que pertenece Playa del Carmen-.

Entre los muertos, cuatro hombres y una mujer, "dos son de Canadá, otro es de Italia y uno al parecer es colombiano", dijo Pech. Según un comunicado de la fiscalía local, los disparos fueron realizados por "una persona a la que le fue negada la entrada al bar por portar un arma de fuego".

Hasta ahora, el reporte de la fiscalía sólo ha confirmado que hay un canadiense, un colombiano y un italiano entre los cinco muertos. Las autoridades consultadas por AFP para clarificar las nacionalidades de las víctimas no han estado disponibles por el momento.

Los organizadores del evento informaron más temprano que al menos tres de los muertos formaban parte de su equipo de seguridad, mientras que el gobierno estatal dijo que los cuatro hombres murieron por heridas de bala.

La causa de la muerte de la mujer fue "un dislocamiento en la estampida que se produjo tras la balacera", dijo Pech, quien precisó que de las 15 personas lesionadas, al menos cinco ya fueron dadas de alta.

Cuatro personas fueron detenidas y se investiga si tienen relación con el atentado. Rodolfo del Angel, secretario de Seguridad Pública del estado Quintana Roo, dijo a Milenio Televisión que la primera línea de investigación "es la riña entre particulares por algún problema que se suscitó al interior" de la discoteca.

En las redes sociales circulaban fotografías y videos de testigos del tiroteo ocurrido en Playa del Carmen, a unos 68 kilómetros al sur del turístico balneario de Cancún.

Esta región del Caribe, con aguas color turquesa y predilecta de turistas estadounidenses, canadienses y europeos, no suele registrar actos violentos ligados al narcotráfico como ocurre en otras zonas del país.

Pero este lunes el pánico se apoderó de los asistentes al festival musical.

Rashed Qassem, un libanés de 36 años residente en Estados Unidos, estaba con sus amigos en la discoteca cuando ocurrió el ataque.

"Escuchamos un sonido, pensamos que eran fuegos artificiales en el club, luego nos dimos cuenta de que alguien había entrado por la puerta de salida y había empezado a disparar", dijo a la AFP.

"Vi a un hombre desplomarse al piso tras ser baleado en la cabeza. Inmediatamente después, mi amigo que estaba sentado cerca de mí recibió un tiro por la espalda", dijo.

"Tiró diez veces"

"Nos arrojamos al piso mientras el atacante seguía disparando. Mató a un guardia en la entrada", añadió, al asegurar que ese hombre disparó "al menos diez veces" antes de darse a la fuga por la puerta de salida. A su lado, Eric Alvarez, un DJ mexicano de 40 años, dijo que tuvo que "volar por la barda, la protección de metal, porqu estaban disparando".

"Fue horrible porque estábamos super asustados", explicó este hombre que perdió sus prótesis dentales, su celular y su cartera.

Disparos dentro o fuera

Aunque según las autoridades los disparos habrían podido comenzar dentro de la discoteca, otras fuentes aseguran que ocurrieron fuera del club.

En un comunicado oficial publicado en Facebook, BPM Festival lamentó el "acto de violencia sin sentido".

Una editora de la revista musical Mixmag, con sede en Londres, presenció la balacera del Blue Parrot, y, según ella, al menos cuatro o cinco disparos se escucharon hacia las 02H45 (07H45 GMT) frente al club. "En un principio, los guardias de seguridad no pensaron que eran disparos y decían que se trataba de fuegos artificiales, asegurando que todo estaba bien. Luego, las personas seguían corriendo y decían que habían visto una pistola", aseguró Valerie Lee, editora en Estados Unidos de Mixmag digital, citada en la revista.

Tras refugiarse bajo una mesa de metal, la mujer dijo haber visto "cuerpos en el piso".

"No parece que los atacantes intentaron entrar a la fiesta", indicó Lee, al precisar que la policía tardó más de diez minutos en llegar.

Comentarios