Información Gral
Martes 18 de Abril de 2017

Caso Micaela: el juez benefició a otros presos que también terminaron matando

El magistrado Carlos Rossi en el ojo de la tormenta. Investigaciones periodísticas revelaron otras resoluciones suyas que costaron vidas

Sendas investigaciones periodísticas revelaron que el juez entrerriano Carlos Rossi, quien le dio el beneficio de la libertad condicional a Sebastián Wagner, acusado de abusar y asesinar a Micaela García en Gualeguay, posee otros dos graves y tristes antecedentes que datan de 2013 y 2015. En 2013 le otorgó varios permisos y beneficios a un detenido que terminó matando a su pareja en una cárcel de Gualeguaychú, mientras que en 2015 otro encausado al que el juez le había otorgado la libertad condicional asesinó a un hombre de 55 años en Concepción del Uruguay.

El primer caso fue investigado por la periodista Verónica Toller cuyo trabajo fue conocido ayer. La reportera investigó la muerte de una joven de 23 años de nombre Jésica Beatriz Ocampo, asesinada por Juan Marcelo Schiaffino, un individuo de 38 años condenado a una pena de 13 por privar de la libertad a jóvenes que forzaba y entregaba a la prostitución.

"Se trata de otro caso terrible de una persona condenada por trata de personas", dijo Toller ayer. "Este sujeto, Schiaffino, había tomado prisionera a una nena de 15 años, violación de por medio, quemada con cigarrillo, golpeada, quebrada, cortada con alambre de púa y vidrio. Todo esto para obligarla a la prostitución", comenzó a explicar.

"Por esa causa fue preso, pero el juez Rossi le permitió no solamente salir, por ejemplo, con un policía al kiosco de enfrente a comprar bananas y ciruelas, sino también a recibir visitas conyugales con una pareja que se hizo después de caer preso —señaló—. ¿Cómo terminó ese caso? Que el detenido mató a la chica, Jésica, de 23 años, dentro de la celda de visita conyugal", afirmó Toller.

Jésica Ocampo, en efecto, fue asesinada en el interior del sector unidad familiar de la Unidad 2 "General Francisco Ramírez" de Gualeguaychú, víctima de múltiples golpes de puño y puntapiés, que le ocasionaron graves lesiones externas e internas, a las que se sumó un estrangulamiento. Su cuerpo fue encontrado por personal del servicio penitenciario sobre la cama del presidiario.

El femicida Schiaffino en ese momento cumplía una condena por "lesiones leves, privación ilegítima de libertad calificada, en concurso real con amenazas, concursadas realmente con lesiones leves, en concurso real con promoción de la prostitución, en concurso ideal con rufianería".

A diferencia de este caso y el de Micaela, en el que las víctimas fueron mujeres, en 2015 el otro preso beneficiado por Rossi mató a un hombre. Se trata de Cristian Pesenti, de 37 años, alias "Chaleco Moreno", quien estaba cumpliendo una condena a cuatro años por tres casos de robo, abuso de arma y lesiones. Gozando de libertad anticipada, "Chaleco" atacó a tiros a Sergio Esquivo en su casa de Concepción del Uruguay (ver aparte).

Jury

El jurado de enjuiciamiento encargado de analizar la conducta de Rossi tendrá su primer encuentro hoy a las 16 en Paraná (capital de Entre Ríos). Los siete integrantes del órgano tomarán conocimiento de las denuncias por mal desempeño y falta de idoneidad que pesan sobre el juez de Ejecución penal de Gualeguaychú.

El magistrado se encuentra actualmente con licencia por un cuadro de depresión.

El secretario del Jurado de Enjuiciamiento, Eduardo Rodríguez Vagaría, confirmó que "existe una convocatoria para este martes, pero en esta instancia no tendrá el carácter de pública, sino que será a puertas cerradas".

También precisó que, hasta ahora, ingresaron seis denuncias contra Rossi: una del senador provincial Nicolás Mattiauda (Cambiemos-Gualeguaychú), otra de su par Aldo Ballestena (FpV-La Paz), otra de la asociación civil Red de Alerta junto a organizaciones sociales, una cuarta de legisladores del Frente para la Victoria, otra de legisladores de Cambiemos y la sexta de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (Adpra).

El juez ya fue notificado de algunas de las denuncias en su contra y ahora se espera que presente un descargo. En la respuesta defensiva trabajan los abogados penalistas de Paraná Miguel Ángel Cullen y Guillermo Vartorelli, y Alfredo Pérez Galimberti, letrado oriundo de Chubut.

Comentarios