Información Gral
Domingo 06 de Agosto de 2017

Caetano Veloso cumple 75 años activo y con un compromiso político

La biografía del músico brasileño se entremezcla con el último medio siglo de historia de su país. Ícono de la contracultura e intelectual provocador.

La biografía de Caetano Veloso se entremezcla en el último medio siglo con la historia de Brasil. Mañana llega a los 75 años, pero el compositor de canciones inolvidables, ícono de la contracultura e intelectual provocador, sigue estando dispuesto a dar opiniones punzantes sobre cualquier tema, sin escapar a las polémicas.

Es difícil encontrar un músico en Brasil que no haya sido influenciado por Caetano -así a secas, como se lo conoce en su país-, desde que el cantautor nordestino lanzó en 1965 su primer sencillo, "Cavaleiro/ Samba em Paz", inspirado por la bossa nova de Joao Gilberto, la principal referencia musical de su juventud. El músico nacido en la pequeña ciudad de Santa Amaro, vecina a la Salvador en el estado de Bahía, es junto a su gran compañero artístico y amigo Gilberto Gil la cara más famosa de "Tropicalísmo", la vanguardia artística que en la segunda mitad de la década de los 60 reinterpretó la influencia del pop y del rock en la música brasileña.

Innovador desde el inicio de su carrera, en la que editó 30 discos de estudio y 16 en vivo, ya en su primer LP de 1967 ("Caetano Veloso") el cantante redefinió el concepto de música en Brasil con canciones como "Tropicalia", "Soy loco por ti América" o "Alegría, alegría". Los temas se convirtieron en pilares del tropicalismo, el movimiento que transformó a la música brasileña en un género en sí, de exportación.

"El tropicalismo se transformó en un mito. Hicimos cosas consecuentes, pero nada llegó a ser, para mí, satisfactorio", declaró Veloso en mayo a la edición portuguesa de la Revista Time Out, al recordar su obra de aquellos años.

A pesar de que las características del movimiento eran fundamentalmente estéticas y contraculturales, estas no impidieron que Veloso expresara sus críticas a la dictadura cívico militar (1964-1985). Sus canciones sufrieron primero una fuerte censura por parte del régimen, y el músico fue detenido finalmente en diciembre de 1968 junto a Gil, acusados ambos de haberles faltado el respeto al himno nacional.

Después de dos conciertos de despedida, Veloso partió en 1969 al exilio en Londres, junto con Gil. En la capital británica grabó uno de sus discos más icónicos: "Transa". Editado en 1972, año de su vuelta definitiva a Brasil, el álbum mezclaba canciones en inglés y portugués, y le dieron a Veloso el definitivo renombre internacional. Revolucionario e innovador como artista, Veloso se mostró a lo largo de sus cinco décadas de carrera como un intelectual mordaz y provocador. Crítico de la realidad social y política de su país, su posición frente la dictadura le valió el cartel de artista asociado al progresismo. Sus cuestionamientos en la década pasada al ex presidente Lula, principal referente de la izquierda en Brasil, le valieron sin embargo también el "enojo" de una parte de su público, que entendió que el músico se había transformado en una figura conservadora

Comentarios