Información Gral
Miércoles 10 de Mayo de 2017

Asisten a aborígenes afectados por test atómicos

Los aborígenes australianos que se vieron expuestos a la radiación provocada por ensayos nucleares británicos secretos hace 50 años recibirán una mejor atención sanitaria, anunció ayer el gobierno australiano.

Los aborígenes australianos que se vieron expuestos a la radiación provocada por ensayos nucleares británicos secretos hace 50 años recibirán una mejor atención sanitaria, anunció ayer el gobierno australiano.

Durante más de una década, entre 1952 y 1963, Reino Unido detonó bombas atómicas en zonas remotas de Maralinga y Emu Field, en el estado de Australia Meridional, y en las islas de Monte Bello, al noroeste de Australia. Muchas comunidades aborígenes que habían estado viviendo en esas zonas durante siglos fueron forzadas a trasladarse. Algunos de los que se quedaron se vieron expuestos a altos niveles de radiación y más tarde sufrieron graves problemas de salud.

Según un estudio, 1.200 aborígenes se vieron afectados por la radiación en Maralinga.

El nuevo plan de asistencia sanitaria forma parte de un subsidio para militares veteranos que se aprobó ayer en el paquete del presupuesto federal. La Gold Card (tarjeta oro) de los veteranos de guerra cubre casi todos los costos médicos.

"De acuerdo con el texto de la ley, la medida proporcionará la Gold Cards a los aborígenes que estuvieron presentes en o cerca de Maralinga, Emu Fields o en las islas de Monte Bello en la época de los ensayos nucleares británicos en los años 50 y 60", dijo a dpa el ministro de Asuntos de Veteranos, Dan Tehan.

Aprobación australiana

Reino Unido realizó los ensayos nucleares con la aprobación del gobierno australiano. Una investigación de la Comisión Real de 1985 detectó importantes niveles de contaminación residual en algunos lugares.

El movimiento en defensa de los derechos de los aborígenes Alrm celebró el anuncio, pero dijo que los afectados seguirán exigiendo ser compensadas por los problemas de salud directos y sobre las sucesivas generaciones.

Comentarios