Información Gral
Domingo 08 de Octubre de 2017

Argentina inauguró su plan para reducir el desperdicio de alimentos

En cooperación con la FAO comenzó a trabajar la red nacional para que no se tiren comestibles en toda la cadena de producción y consumo.

Entró en funciones en Argentina la Red Nacional para la reducción de pérdida y desperdicio de alimentos. Su principal objetivo es reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita en la venta al por menor y a nivel de los consumidores hacia 2030. También persigue disminuir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha.

El Ministerio de Agroindustria de la Nación, junto al Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y la representación en Argentina de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), realizó el primer encuentro de la Red Nacional encargada de reducir la pérdida y desperdicio de alimentos.

La Red apunta a ir hacia la meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que propone reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores hacia 2030.

También pretende disminuir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las posteriores a la cosecha. El jefe de Gabinete remarcó que "abordar desde el Gobierno nacional la problemática es parte de una responsabilidad social muy importante que conlleva atender el objetivo de pensar en el Hambre Cero".

La Red Nacional fue conformada por Resolución 9-E/2017 del Ministerio de Agroindustria de la Nación; este espacio de intercambio nacional y multisectorial fue creado para acompañar el Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos de esta misma dependencia pública.

Cuenta con 64 miembros de muy diversos sectores y zonas del país que desde su rol en el sistema agroalimentario se han comprometido a avanzar en acciones que contribuyan a disminuir el descarte de alimentos en la producción, comercialización y el consumo.

De acuerdo con datos recientes de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el desperdicio anual de alimentos a nivel mundial asciende a 750 mil millones de dólares, cantidad que supera el producto interno bruto (PIB) que Argentina tenía a principios de la década, para tener un parámetro. El documento de FAO, destaca que en la producción de frutas, legumbres, cereales, carne, productos lácteos, se utilizan mil 400 millones de hectáreas, superficie mayor al territorio de Canadá e India juntos.

La FAO remarca que en todo el planeta se pierden 1.300 millones de toneladas de alimentos cada año, lo que implica un tercio de los que se producen para consumo humano o, incluso, 150 mil contenedores diarios de tamaño estándar y a su máxima capacidad de los que son utilizados para el transporte marítimo.

América latina, mal

En cuanto a los países de América latina y el Caribe, asevera que se tiran 127 millones de toneladas de alimentos o 9,7 por ciento de la pérdida global. Eso supone el desaprovechamiento diario de 348 mil toneladas de comestibles. Es decir, cerca de 10 veces la capacidad de la Central de Abasto de la Ciudad de México, la más grande del mundo, según ejemplifica el documento.

La FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) son los organismos encargados de encabezar la aplicación del "Decenio de acción sobre la nutrición", que se termina en 2025, según declaración que la Organización de Naciones Unidas (ONU). Los objetivos para el decenio son erradicar el hambre y prevenir todas las formas de malnutrición en el mundo, donde existen 800 millones de personas que padecen subalimentación crónica y más de 2 mil millones tienen deficiencias nutricionales, pero también hay otros mil 900 millones de personas con sobrepeso, la tercera parte, obesas. Los países de América latina y el Caribe se han comprometido a reducir a la mitad las pérdidas y desperdicios de alimentos per cápita para 2025 que la FAO calcula que ascienden actualmente a 223 kilos de comida por persona. Los alimentos desaprovechados en América Latina serían suficientes para satisfacer las necesidades alimenticias de 300 millones de personas.

Comentarios