Información Gral
Sábado 27 de Mayo de 2017

Argentina, con 2.500 trasplantes al año, es líder en Latinoamérica

Hay una persona trasplantada cada cinco horas. La mayor parte de las intervenciones son de córneas, seguidas por las de corazón.

Más de 2.500 trasplantes de órganos y tejidos se realizan por año en la Argentina, de los cuales unos 1.700 corresponden a órganos sólidos como riñón, hígado, corazón o páncreas.

El número de beneficiados con un trasplante supera a los 40 pacientes por cada millón de habitantes, siendo Argentina líder en la región, encima de Brasil, Uruguay, Colombia y México, informó la Sociedad Argentina de Trasplante (SAT).

Los 1.700 trasplantes de órganos anuales significan un promedio de una persona trasplantada cada cinco horas. La mayor parte de las intervenciones —más de 900— son de córneas, seguida por pacientes cardíacos quienes, con 109 trasplantes de corazón, marcaron un récord histórico el año pasado.

Con motivo de conmemorarse el Día Nacional del Donante el 30 de mayo próximo, la entidad científica lanza la Semana Nacional del Donante con actividades dirigidas a promover una mayor conciencia por la donación de órganos.

"Tenemos que ser muchos más los donantes. Sabemos que nos necesitan", dijo Carlos Díaz, presidente de SAT, entidad científica que nuclea a 500 expertos vinculados a la especialidad.

La Argentina cuenta con un programa de donación y trasplante dentro de un marco legal, hecho que garantiza el acceso al trasplante.

La ley 24.193, del año 2005, fijó el marco legal en Argentina que, a diferencia de otros países, prohíbe la venta directa de órganos y establece una lista centralizada de personas que necesitan un trasplante.

Sólo el Incucai está autorizado a realizar un trasplante y es además el único que tiene los recursos para poder hacerlo.

Actualmente, 11.228 personas se encuentran en lista de espera para recibir un trasplante, y sólo el instituto puede fijar las prioridades. De todos ellos, 175 son los que figuran en la lista de trasplantes urgentes.

De cada mil personas que fallecen, sólo cinco están en condiciones de donar sus órganos. Según las cifras oficiales, 2,8 millones de personas ya han manifestado su intención de ser donantes, mientras que un millón dijo no querer que sus órganos sean donados.

"El número de trasplantes realizado representa un 10 por ciento de los inscriptos en listas de espera, circunstancia semejante a la que se refleja en el mundo y conmina a los Estados a llevar a cabo medidas para reducir ese déficit", aseguró Díaz.

"Hay una demanda no satisfecha, puesta en evidencia por la lista de personas a la espera de un trasplante y eso nos exige como comunidad a poner todos nuestros esfuerzos en dar respuesta a esa necesidad", agregó.

Por otro lado, y con respecto al tráfico de órganos, la entidad reitera su posición expresada en foros internacionales sobre la temática. El adecuado marco legal y el sistema trasparente de adjudicación que posee la Argentina han sido destacados recientemente por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

"Consideramos que hay una falta de conocimientos en los diversos estamentos de la opinión pública que impactan en la comprensión del problema", remarcó Díaz.

La donación y el trasplante como modalidad de tratamiento de múltiples afecciones es un asunto de salud pública:

-No hay trasplante posible sin donantes.

-Para alcanzar tasas de donación que permitan reducir la espera de los pacientes en lista, como la que esgrime España, es importante:

-Estar mejor informados. Así sabremos que la donación de órganos y tejidos permite salvar vidas y mejorarlas en forma significativa.

-Acrecentar el compromiso de la comunidad médica en general para dar mayor accesibilidad a quienes puedan ser pasibles de la indicación de trasplante..

-A los especialistas en trasplantes, trabajar junto a los organismos de salud, como el Incucai.

-Qué los Estados desarrollen estrategias para maximizar las tasas de procuración de órganos.

Comentarios