Narcotráfico
Lunes 16 de Enero de 2017

Al menos 26 presos mueren en una cárcel de Natal, en otra pelea de bandas narco

La feroz interna desatada en las prisiones brasileñas por el control del narcotráfico registró ayer otro capítulo con una batalla de 14 horas

La feroz guerra desatada por el control del narcotráfico desde el interior de las cárceles de Brasil sumó este fin de semana otros 26 muertos por un motín en Natal (noreste), sofocado por la policía este domingo tras 14 horas de violencia.

En lo que va de 2017, más de 130 presos fueron asesinados en diferentes centros penitenciarios de distintas regiones de Brasil, que se han convertido en el escenario de un enfrentamiento entre facciones criminales que ya provocó tres matanzas de gran escala en apenas 15 días.

"Seguramente hay más de 30 muertos" tras el motín de este fin de semana, dijo a la prensa el comisario Otacillo de Medeiros, uno de los encargados de investigar el alzamiento al abandonar el presidio de Alcaçuz, el mayor del estado de Río Grande do Norte.

Hasta ayer a primera hora de la tarde, las autoridades habían informado que al menos diez reclusos habían muerto en el motín, iniciado el sábado en la tarde. Pero un nuevo reporte divulgado anoche por las autoridades informó que hay al menos 26 muertos.

"La situación está absolutamente controlada", dijo a la prensa Caio Bezerra, secretario de Seguridad Pública del distrito.  La policía debió esperar hasta el amanecer del domingo para irrumpir en el centro penitenciario de Alcacuz con vehículos blindados y retomar el control del recinto. Durante la noche, habían cercado el exterior de la cárcel ya que los reclusos cortaron la luz y consiguieron armas de fuego.

Batalla brutal

El motín se originó cuando presos supuestamente de diferentes organizaciones criminales lograron salir de sus pabellones para enfrentarse brutalmente entre sí, en un penal que tiene capacidad para 620 reclusos y alberga actualmente a 1.083.

El coordinador de la administración penitenciaria estatal, Zemilton Silva, señaló el sábado que había cuerpos decapitados, un símbolo recurrente del nivel de violencia que se vive en las cárceles superpobladas del país y que desató una aguda crisis en el sistema penitenciario.

El presidente Michel Temer escribió en su cuenta de Twitter que sigue de cerca el caso de Alcaçuz y ordenó prestar "todo el auxilio necesario" a las autoridades del estado de Rio Grande do Norte.

El Ministerio de Justicia convocó a los secretarios de Seguridad de todos los estados del país a una reunión mañana para estudiar "medidas inmediatas para la crisis del sistema penitenciario", que además de las matanzas recientes ha registrado numerosas fugas.

En la madrugada de este domingo, 28 reclusos se fugaron del Penal Piraquara I, de la ciudad de Curitiba (sur), apoyados por un grupo de unos quince cómplices desde el exterior que destruyeron con explosivos un muro del edificio y contuvieron la respuesta policial con armas de guerra.

La Secretaría de Seguridad del estado de Paraná informó que dos hombres fueron abatidos durante el escape y otros cuatro fueron capturados. En el lugar del enfrentamiento, fue hallada una ametralladora Uzi y fusiles de gran calibre.

"La situación dentro de la cárcel (Piraquara I) está bajo control", dijo a la AFP una asesora del gobierno de Paraná.

Las autoridades mantienen un operativo de búsqueda de los reos fugados.

Superpoblación

El centro penitenciario Alcaçuz, sede de la matanza en Río Grande do Norte, se erige a unos 25 kilómetros de la ciudad de Natal, en un área rodeada de dunas.

Pese a la distancia que lo separa de las metrópolis del sudeste del país, este fin de semana el penal quedó en el centro de la lucha por el manejo del narcotráfico que la autoridades atribuyen a los dos principales grupos criminales del país: el Primer Comando de la Capital (PCC), de Sao Paulo, y el Comando Vermelho, de Río de Janeiro.

Una lucha por el poder

"Existe una lucha por el poder, por el dominio del tráfico de droga en Brasil. Una lucha que viene de otros estados y en que los grupos intentan ganar espacio. Y el espacio en el mundo criminal se gana con fuerza y violencia", explicó a la prensa Walber Virgolino, secretario de Justicia de Río Grande do Norte.

Los diarios locales aseguran que durante el motín en Alcaçuz se enfrentaron miembros del PCC con los del Sindicato del Crimen, aliado del Comando Vermelho.

El martes, el gobierno desplegó 200 efectivos de la Unidad Especial de Fuerza Nacional en los estados norteños de Amazonas y Roraima, luego de dos masacres carcelarias en esas regiones.

En Manaos, capital de Amazonas, 56 presos murieron en un motín el pasado 1º de enero, en la segunda mayor masacre registrada en una cárcel de Brasil.

Y cuatro días después, el horror se repitió en una cárcel de Boa Vista, capital de Roraima, donde murieron 33 presos.

Comentarios