Accidente en Mendoza
Domingo 19 de Febrero de 2017

Al menos 19 muertos y 21 heridos al volcar un micro que iba de Mendoza a Chile

Dieciséis de las víctimas fallecieron en el lugar del accidente mientras que otras tres murieron en camino hacia los hospitales.

Al menos 19 personas murieron ayer y otras 21 resultaron heridas al volcar un micro que viajaba desde la provincia de Mendoza hacia Chile, con mayoría de pasajeros argentinos.

   Dieciséis de las víctimas fallecieron en el lugar del accidente mientras que otras tres murieron en camino hacia los hospitales. La cifra fue confirmada por Oscar Sagás, subsecretario de Salud de la provincia cuyana.

   "Es una curva bastante complicada porque tiene una elevación y luego baja, allí es donde el micro perdió el control y salió de la ruta", agregó Sagás.

   El micro siniestrado pertenece a la mayor empresa de transporte terrestre de pasajeros en Chile, TurBus, que también es la compañía con más multas, reclamos y tragedias carreteras en la última década en el país trasandino (ver página 32).

   El presidente Mauricio Macri envió sus condolencias a familiares y amigos de las víctimas a través de un mensaje por las redes sociales de internet. "Mis condolencias a familiares y amigos de las víctimas del accidente en Mendoza en este triste momento", publicó el jefe de estado.

   Según testimonios de sobrevivientes, el colectivo de TurBus en el que viajaban 40 personas "iba a alta velocidad".

   Alrededor de las 0,10, al llegar al kilómetro 1223 de la Ruta Nacional 7 a la altura del Parque Aconcagua, en Horcones, el conductor perdió el control en la denominada Curva de Yeso y el micro volcó.

   El procurador de la Corte provincial, Alejandro Gullé, indicó que los dos choferes, de nacionalidad chilena, fueron detenidos, se encuentran en la comisaría 11 de Luján de Cuyo y que el tacómetro del colectivo quedó parado en 100 km/h, cuando la velocidad máxima permitida en esa zona es de 40 km/h.

   Si bien las autoridades aún no determinaron las causas del accidente, el testimonio de dos sobrevivientes adelantaron que fue por la alta velocidad que alcanzó el vehículo.

   "Venía muy rápido. Antes de volcar derrapó dos veces y mordió la banquina. Tomó una curva a gran velocidad y quiso frenar, pero el micro ya iba elevado y cayó", dijo a la prensa Eduardo López, que sufrió heridas leves.

   Otro joven, Leando Torres, de 18 años, contó: "Yo venía durmiendo y cuando el micro se empezó a dar vuelta, me desperté. Iba a alta velocidad. Los pasajeros se quejaban y le gritaban al chofer".

   En la puerta del Hospital Luis Chrabalowski, en Uspallata, donde fue atendido, el joven amplió: "Yo iba en la parte del medio del micro. Me desperté cuando el colectivo ya estaba en el aire y sentí todo el golpe, arrastré toda la espalda dentro del mismo colectivo".

   "Iba a muy alta velocidad —agregó Torres—, el chofer no tenía experiencia y no conocía la ruta, eran (los choferes) dos hombres mayores. Yo iba del lado del pasillo, el micro no estaba totalmente lleno, habría unos 40 pasajeros y algunos pocos asientos vacíos. Salí por mis propios medios del micro y empecé a ayudar a las demás personas, a las que más se podía".

   En relación a los primeros auxilios, Torres explicó que "la asistencia fue casi inmediata, llego la Policía ahí nomás", y aclaró que "el micro era de un solo piso".

   Personal del Ejército, la Policía local y Defensa Civil trabajaron en el lugar del hecho para asistir a los heridos que fueron derivados a los hospitales Central, Lagomaggiore y Notti, todos en el Gran Mendoza.

   El paso terrestre Los Libertadores, que une a los dos países a través de las ciudades de Uspallata (Mendoza) y Guardia Vieja (Chile), permaneció cerrado desde que se produjo el accidente hasta casi las ocho de la mañana de ayer.

   Según el comunicado oficial que publicó la empresa en su muro de Facebook, en el micro viajaban 40 personas, entre los que se encontraban 32 argentinos, tres de ellos menores de edad; cuatro chilenos; un haitiano y un colombiano, además de los miembros de la tripulación.

    "Dentro de eso tenemos, entonces, 19 hombres y 19 mujeres. Entre los pasajeros, viajaban tres menores, dos niños de dos años y uno de tres. La mayoría de las víctimas son argentinos", informó Victoriano Gómez, gerente de Comunicación de TurBus.

   Un menor se encontraba hasta anoche en estado grave y un adulto tuvo que ser amputado del brazo izquierdo, en tanto su médula espinal "está muy comprometida", informaron desde el Hospital Central de Mendoza. 

   Uspallata había recibido la semana pasada ambulancias ante el aumento del tránsito en la zona.

El accidente ocurrido en la ruta nacional 7, a dos kilómetros del complejo fronterizo de Horcones, se convirtió en la peor tragedia vial de Mendoza.

   Los dos choferes del ómnibus salieron ilesos del accidente, aunque sufrieron algunos golpes, y quedaron detenidos e incomunicados por disposición de la Justicia.

   El micro terminó al borde de un barranco y con el velocímetro clavado en 100 kilómetros por hora. Así lo confirmó el Procurador de la Corte Alejandro Gullé, ratificando el testimonio de los pasajeros que apuntan como causa de la tragedia a una imprudencia en el manejo.

   Esto indica que los conductores chilenos, Francisco Sanhueza y Pedro Vargas Campos, habían no sólo excedido el límite de los 90 kilómetros por hora establecidos para esa zona, sino que en la curva donde se produjo el siniestro existen carteles que indican que la velocidad máxima no debe superar los 40 kilómetros por hora.

   Los reclamos y quejas no sólo son contra la empresa de transporte de origen chileno sino contra la autoridades, por la falta de controles viales en la alta montaña.

   Los puestos de vigilancia de Gendarmería sólo funcionarían en Uspallata, además de carecer de radares en todo el corredor internacional, lo que provoca que los choferes, no sólo de micros sino de camiones, circulen a gran velocidad para llegar primeros a los controles aduaneros en el límite fronterizo.

   Gendarmería Nacional viene alertando de los peligros que significa circular en la zona cordillerana, donde hay varias curvas y contracurvas que revisten riesgo para los conductores. Una de ellas, la Curva de Yeso, en la puerta de entrada al Parque Aconcagua, en el kilómetro 1224, fue la zona del trágico accidente de la madrugada de ayer.

   Gendarmería dio un listado de las curvas riesgosas en el camino al Paso Internacional Cristo Redentor: km 1115 curva de Guido; km 1117/1120 sector de túneles en curvas; km 1136 curva de los Chilenos; km 1187 curva túnel Nº 12 Polvaredas; km 1192 curva de la Mirian; km 1194 curva Arroyo Negro; km 1200 puente en curva sobre el río Mendoza; km 1205 curva del Tiempo; km 1224 curva del Yeso; km 1228/30 curva de la Soberanía Nacional. Asimismo, se hace hincapié en que el viajero debe considerar siempre la posibilidad de que el tránsito se interrumpa por aludes de barro, nieve o piedras, debiendo prestar atención a las señales viales en esos lugares. Entre mayo a setiembre (época invernal), además se originan los cierres parciales o totales del cruce.

   El intendente de Las Heras, Daniel Orozco, adhirió al duelo provincial por la tragedia vial en Horcones, y reprogramó para hoy la fiesta departamental de la Vendimia, que se iba a realizar anoche en el distrito El Challao.

Cuatro mayores y cuatro niños, graves

Los heridos mayores de edad más graves están internados en el Hospital Central de Mendoza: la argentina Claudia Graciela Vila, los peruanos César Chavesca Custodio y Fernando Manuel Cerna y la chilena Emilia Aguilera Celis. Mientras que los niños en estado delicado, Lian Juan Cruz Maldonado, Jorge Luis Maldonado, Dilan Olivera Sánchez y Thiago Olivera Sánchez (todos argentinos) fueron derivados al hospital pediátrico Humberto Notti.

Comentarios