Italia
Jueves 05 de Enero de 2017

Acusan a un cura de Padua de organizar y grabar orgías en su parroquia

El religioso, de 48 años, fue implicado en tales prácticas por dos voluntarias que se acercaron a su iglesia por crisis matrimoniales.

Un sacerdote italiano de 48 años fue acusado por una mujer de organizar y grabar fiestas sexuales con numerosas amantes en su parroquia de Padua, a quienes también habría prostituido ante otros hombres, por lo que quedó acusado de vivir con medios inmorales y causar daño psicológico a las víctimas.

"Teníamos relaciones sexuales en la parroquia a toda hora. Mañana, tarde y noche. Siempre había un montón de mujeres dando vueltas", reveló a fines de diciembre la mujer en su acusación, bajo anonimato, según publicó el periódico local Il Mattino di Padova. La policía encontró entre las pertenencias de Andrea Contin, párroco de la iglesia San Lázaro en Padua, numerosas grabaciones (guardadas en cajas de supuestos videos religiosos) y juguetes sexuales que probarían el caso.

Contin también está acusado de irse de vacaciones con varias de sus amantes, incluyendo estadías en un resort nudista y swinger en Cap d'Agde, en el sur de Francia y en hoteles de lujo de Croacia y Austria.

Si bien las primeras investigaciones se remontan a varios meses atrás, la Iglesia inició una pesquisa interna, evitando que el caso salga a la luz. Además, la policía no intervino al no ser un delito llevar una vida sexual activa. Sin embargo, las acusaciones de proxenetismo por las declaraciones de hasta tres mujeres cerraron el círculo sobre Contin, y se está tratando de determinar si el cura recibió pagos por los encuentros.

El párroco habría usado páginas web de citas sexuales para coordinar encuentros entre sus amantes y otros hombres, que se planearon para realizarse en una villa de la costa francesa. El "harén" del sacerdote llegaría a entre 15 y 20 mujeres. Al menos dos de las mujeres que radicaron la denuncia contaron que estrecharon sus vínculos con el cura cuando recurrieron a él en busca de ayuda mientras sus respectivos matrimonios naufragaban. En lugar de brindarles ayuda espiritual, Contin las sedujo y las presionó para que participaran en "actividades sexuales extremas". "Todo empezó con un beso en la rectoría. Luego, había sexo a todas horas", aseguró otra de las denunciantes.

A su vez, un comunicado de la diócesis local expresó que "los hechos bajo investigación son muy graves y duelen al obispo y a la comunidad cristiana". Contin partió en los últimos días hacia Croacia, destino al que, según autoridades locales, suele viajar con su familia. "Están tratando de protegerlo del clamor que alcanzó esta historia", indicó el alcalde Paolo Tonin.

Sospechado. Andrea Contin, párroco de la iglesia San Lázaro, de Padua.

Comentarios