Información Gral
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Absuelven a tres hombres acusados del crimen de una joven en Entre Ríos

Tres hombres imputados por el crimen de la joven Gisela López, ocurrido el año pasado en la localidad entrerriana de Santa Elena, fueron absueltos ayer por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, por considerarse "escasas y débiles" las pruebas que había en su contra.

Tres hombres imputados por el crimen de la joven Gisela López, ocurrido el año pasado en la localidad entrerriana de Santa Elena, fueron absueltos ayer por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, por considerarse "escasas y débiles" las pruebas que había en su contra.

Gisela López, de 19 años, desapareció el 22 de abril de 2016 después de salir de la Escuela Secundaria de Jóvenes y Adultos "Padre Fidel Oliver" y fue hallada asesinada en un descampado, por un ocasional peatón, el 10 de mayo del mismo año en El Bajo, a unos 500 metros de la vivienda donde residía. El tribunal, integrado por los jueces Ricardo Bonazzola, José María Chemez y Lía Vandembrouke, absolvió a Mario Andrés Saucedo, de 54 años, alias Negro; a su hijo, Elvio Andrés Saucedo, de 29, y a Matías Alejandro Vega, de 19, alias Matute.

El juez Bonazzola dijo que "se ha traído a juicio a estas tres personas con testigos y declaraciones débiles", aunque aclaró que la "deliberación en el caso ha sido ardua" y destacó que el tribunal alcanzó por unanimidad al veredicto.

En el fallo, el tribunal coincidió en que el registro de material genético encontrado en el cadáver de Gisela no se corresponde con el de los acusados, por lo que interpretaron que "el portador del ADN hallado en el cuerpo de la joven no está sentado en el banquillo" y "hay una cuarta persona que falta, que no está imputada". El juez recordó que, al ser hallada sin vida, la joven estaba a medio vestir y casi todos los elementos que tenía consigo estaban en el lugar.

"A Gisela le dieron muerte en el lugar con un elemento disponible en ese momento, que fue el cordón de la bota de la joven", explicó el magistrado, que agregó que el cuerpo permaneció allí durante al menos 18 días, lo que coincide con el momento del que fue vista por última vez, y la chica sufrió un ataque sexual violento.

Finalmente, Bonazzola explicó que "no existiendo testigos, ni pruebas directas, ni indicios gravosos y concordantes que permitan arribar a un estado de certeza sobre la autoría del ataque sexual y posterior muerte de Gisela, se impone la absolución de los imputados por los hechos que les atribuyen" y pidió a la Fiscalía que siga investigando, "ya que este hecho de tanta gravedad no puede quedar impune".

Durante los alegatos, la fiscal Carolina Castagno había pedido prisión perpetua para los tres imputados, mientras que los defensores solicitaron la absolución por falta de pruebas, a lo que hizo lugar el tribunal.

Gabriela Monzón, madre de Gisela, opinó que el fallo "es una falta de respeto a la familia", y en declaraciones a Canal 9 Litoral pidió a la Justicia que "busquen al asesino" porque "Gisela no está para defenderse".

"Vinimos con respeto y con respeto nos vamos a ir, pero ellos deberán responder si el pueblo se levanta", al referirse a las reiteradas movilizaciones que se hicieron en la localidad reclamando justicia por este caso, que es el tercer femicidio impune en Santa Elena.

Es que en 2001 mataron a Patricia Mariana Gómez, de 30 años, una joven que encontraron asesinada en la zona de El Arco, en la entrada de Santa Elena, a un kilómetro de donde fue hallada Gisela, mientras que en 2003 mataron de 15 puñaladas a Malvina Soledad Torales, de 22 años, embarazada de seis meses, en un caso que tampoco tiene condenados.

Comentarios