Miércoles 22 de

octubre de 2014

  • Ahora

    31 °C
  • JUEVES

    Min. 18 °C Max. 32 °C

  • VIERNES

    Min. 18 °C Max. 31 °C

Sábado, 28 de mayo de 2011  01:00 | Informacion General

"Las ciudades no pueden tener guetos con gente pobre y guetos con ricos"

Un foro internacional de transporte, que terminó ayer, revela cómo se proyectan las urbes del futuro. Jaime Lerner, tres veces intendente de Curitiba, dio a conocer las claves de su exitosa gestión.

Por Jorge Levit / La Capital

“Las ciudades no pueden tener guetos con gente pobre y guetos con gente rica. La sociedad debe mezclarse, compartir los servicios y no estar separada por el nivel de ingreso, religión u otras causas”. La definición pertenece a Jaime Lerner, arquitecto, urbanista y tres veces intendente de la ciudad brasileña de Curitiba.

Lerner cerró ayer en Leipzig, ciudad del este alemán, tres días de debate del Foro Internacional de Transporte, del que participaron representantes gubernamentales de 52 países, pero no de Argentina, que a último momento avisó que no vendría.

El profesional brasileño, que fue premiado por el Foro por su contribución a temas medioambientales y de urbanismo, delineó algunas pautas para el desarrollo de las ciudades del futuro: usar menos autos, separar los residuos y vivir cerca del trabajo y de los lugares de recreación.

“Cuanto mejor sea el trasporte de la gente, mejor será la comunidad”, aseguró. Sobre este tema sostuvo que lo importante es la conexión entre los distintos sistemas de transporte, aunque dejó claro que cada ciudad tiene su diseño propio.

Lerner puso a Curitiba, ciudad con dos millones de habitantes, como un ejemplo de solución a los problemas del traslado de la gente. “Los colectivos articulados tienen carriles exclusivos; los pasajeros, refugios especiales, y la frecuencia del servicio no pasa el minuto”. Además, explicó, es cien veces más barato que la construcción de subterráneos.

Para las ciudades del futuro, el especialista propuso un prototipo de vehículo público individual, un sistema parecido al que ya se usa en muchas partes del mundo pero con bicicletas. Se usan para ir y regresar a cualquier parte de la ciudad y se dejan en estaciones públicas. Son autos muy pequeños, para una sola persona, eléctricos y que alcanzan una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora.

Lerner aseguró que el espacio es el mayor desafío del futuro y por eso desalentó el uso de grandes vehículos. Hizo una simpática comparación: “El auto convencional es como la suegra. Hay que mantener buenas relaciones pero no puede conducir nuestras vidas”, ironía que levantó sonrisas en el público de los cinco continentes que asistió a su conferencia.

Burocracia y gobiernos

“Los gobiernos pierden energía en la burocracia y son como las tortugas. Les aseguro que con un plan serio en tres años se solucionan los problemas del transporte, sin importar si hay o no presupuesto para hacerlo”, fue la enfática respuesta que dio Lerner cuando se le preguntó por los tiempos y el dinero para los proyectos urbanos. Y fue más allá aún: “Si a la cifra de un presupuesto se le quita un cero, se logra mayor creatividad. Y si se le quitan dos ceros, se obtiene mayor sustentabilidad”. Lerner fue terminante en el concepto del diseño de las ciudades del futuro para que sean habitables: “Hay que buscar alternativas creativas, inteligentes, para que la gente pase masivamente del transporte privado al público”. Todo un desafío.

certifica.com